Local

La neutralidad está proscrita

Recientemente se ha puesto de manifiesto que en toda guerra, la neutralidad, hasta la más ingenua que marcan las propias reglas de lenguaje, se considera como algo pernicioso, lesivo y constitutivo de peligro.

el 15 sep 2009 / 06:43 h.

Recientemente se ha puesto de manifiesto que en toda guerra, la neutralidad, hasta la más ingenua que marcan las propias reglas de lenguaje, se considera como algo pernicioso, lesivo y constitutivo de peligro. Cuando repaso con mi hija de 8 años el género de las palabras en castellano, le explico, con su libro de texto por delante, que tiene tres clases: masculino, femenino y neutro. Pues no, todavía nos empeñamos en rebatir lo obvio, llegando al esperpento, incluso contrariando a la ignorante y machista Real Academia Española. Por ello, el género neutro empieza también a ser discutido y puesto en solfa, cuando se inclina por su asimilación al masculino.

A nadie, naturalmente, se le ha ocurrido cuestionar la corrección de términos de género neutro como periodista, electricista o sinvergüenza, o quizás en este último caso sí, por su connotación despectiva. Con todo el respeto y aún cuando resulte educativamente oportuno ir desterrando, paulatinamente y no de forma brusca y a golpe de talonario de dinero público, tradicionales giros y expresiones de lenguaje sexista, lo que constituye un disparate es proseguir en esa línea de huida hacia delante que está comenzando a herir la lógica e inteligencia de la mayoría de ciudadanos y ciudadanas, de izquierdas y derechas de este país.

Porque lo que aquí ocurre, se ha de saber, resulta incomprensible allende nuestras fronteras, como he podido comprobar en unas jornadas a las que he asistido, celebradas en Guatemala, con jueces y fiscales de toda Iberoamérica, cuyos países han sido pioneros en instaurar leyes para combatir la violencia doméstica o intrafamiliar. Les explicaba, que en España, sólo se protege en ese ámbito a las mujeres porque se considera que aquí están mucho más discriminadas que en ninguna parte del mundo. No lo entendían, no lo entiendo yo, ni casi nadie... mas silencio, está mal decirlo.

  • 1