Local

La niña sirena peruana llega al colegio caminando

La niña "sirena" peruana, que nació con sirenomelia, una malformación congénita debido a la cual sus piernas estaban unidas por una membrana como una cola de pez, acudió caminando a su primer día de clases en un centro preescolar de Lima.

el 15 sep 2009 / 01:20 h.

TAGS:

La niña "sirena" peruana, que nació con sirenomelia, una malformación congénita debido a la cual sus piernas estaban unidas por una membrana como una cola de pez, acudió caminando a su primer día de clases en un centro preescolar de Lima.

Milagros Cerrón Arauco, que inició ayer su etapa como estudiante aunque aún acompañada por una enfermera, necesita interrelacionarse "con otros niños de su edad" para "estimular su desarrollo", dijo a Efe Luis Rubio, jefe de los cirujanos que la atendieron desde que nació.

"La niña está a punto de cumplir cuatro años de edad, el avance psicomotriz que hemos conseguido con las psicólogas y el personal de estimulación temprana ha sido muy bueno", remarcó el galeno de los Hospitales de la Solidaridad del Municipio de Lima.

Hace dos semanas la menor de ojos grandes y vivarachos empezó a "avisar para hacer sus necesidades", pero utiliza pañales debido a que todavía no tiene control total, explicó el especialista.

En este sentido, Rubio manifestó que el equipo médico tiene previsto someter en diciembre próximo a "Milagritos" a una operación para "conseguir un ángulo donde ella pueda manejar voluntariamente la micción".

Por ello, se han tomado imágenes internas, especialmente de sus riñones, para discutir el caso con colegas de España y Brasil y definir un plan para mover al menos tres centímetros el ano, los aparatos genitales externos y la uretra.

"En niños sirenas todo está ubicado más atrás" de lo normal, matizó.

Rubio también se mostró satisfecho por el desarrollo de la niña, que ahora baila ballet gracias a las operaciones para separarle las piernas y en las que le "salvaron" las rodillas y la cadera.

"La niña nació sin la cúpula que tiene la cadera para recibir la cabeza del fémur y la naturaleza solita le ha ido haciendo su cúpula. Es una cosa maravillosa", puntualizó el galeno.

La niña vive en el hospital desde que un reportaje periodístico reveló su problema y que había sido abandonada por sus padres, en Huancayo, ciudad andina del centro del país situada a 315 kilómetros al este de Lima.

Sin embargo, días después de su traslado a la capital del país los padres se presentaron en el hospital para atenderla y apoyar su recuperación.

  • 1