Cultura

La noche es para ‘culturetas’

Rarezas actuales, el problema interétnico, un guiño al Festival de Sevilla y un lote de grandes películas en versión original subtitulada llenan este año la cartelera del cine de verano de la Fundación Tres Culturas y los ‘21 grados’ del CICUS.

el 24 jun 2014 / 23:00 h.

El original cine de verano de la Fundación Tres Culturas, en los llamados Jardines Andaluces del Pabellón de Marruecos de la Expo 92. / El Correo El original cine de verano de la Fundación Tres Culturas, en los llamados Jardines Andaluces del Pabellón de Marruecos de la Expo 92. / El Correo Si algo mantiene vivos a los cines de verano de Sevilla, ese algo son los llamados culturetas: paisanos con una elevada inquietud por las artes, sus vanguardias, sus rarezas, sus versiones originales, sus recovecos y sus garitos de trasnoche. Un público altamente exigente y de extraordinario paladar para lo que, décadas atrás y tradicionalmente, era un espectáculo al que se asistía con un cartucho de adobo y una rebequita. En resumen, que lo que hoy ofrecen la Fundación Tres Culturas en la Cartuja y el CICUS en San Bartolomé –y en unos días, la Diputación en su patio de la Puerta de la Carne– no es ni de lejos la herencia de un género con salamanquesas en la pantalla que se extinguió el siglo pasado con todo su estrépito de tiroteos, derrapes, batir de floretes y ciudadanos perseguidos por la CIA sin saber por qué. De resultas de lo cual, este verano la noche sevillana no solo se pone fresca sino también exquisita. En el caso de la Fundación Tres Culturas, además, vendrá con humor. Su planteamiento es doblemente interesante, porque además de exhibir películas diferentes y minoritarias sobre los asuntos más importantes y preocupantes de la vida desde una perspectiva social (la integración, el valor de la diferencia, la inmigración, la religiosidad y sus efectos, la pobreza...), se trata de obras que tienen en común una perspectiva más o menos humorística del asunto:no es plan dejar a la gente con un entripado a mediados de julio y a medianoche, con las temperaturas por encima de la barrera del sueño. Mientras tanto, en el patio del CICUS tal vez no haya tantas sonrisas como variedad, que es la clave que siempre maneja su ya clásico ciclo llamado 21 grados, y donde además de cine hay poesía, teatro, flamenco y otras músicas. La cita en la Cartuja será todos los martes de julio, a las diez de la noche. Para quien no frecuente el lugar, uno de sus atractivos es el entorno. El cine de verano de la fundación, que tiene su sede en el Pabellón de Marruecos de laExpo 92 (en la calle MaxPlanck, junto al muro lateral del jardín del monasterio), se extiende sobre los llamados Jardines Andaluces, a saber: una explanada a espaldas del edificio, rematada por una pequeña arcada a modo de peineta, junto a la cual se aparca de maravilla. Encima resulta que la entrada es gratuita hasta completar el aforo y, para colmo de bienaventuranzas para los amantes de la cultura a bocajarro, todas las películas se proyectarán en versión original con subtítulos en español.   CUIDADO CON LA TRADICIÓN. La primera entrega de esta programación, denominada Noches de Cine y Humor 2014, es una cinta estadounidense de 2013 titulada Only in New York, de Bandar Albuliwi, con un par de premios en los festivales de Tribeca y Montpellier y la siguiente sinopsis: Un joven neoyorkino de origen palestino, dispuesto a lo que sea por tener novia, accede a un matrimonio de conveniencia con una chica que necesita la tarjeta de residencia, y que resulta ser judía israelí. Total, un lío tremendo que va a la línea de flotación de la intransigencia religiosa. El patio del CICUS, esperando a su público una noche de verano. / El Correo El patio del CICUS, esperando a su público una noche de verano. / El Correo Pues en este plan se presenta todo el mes de julio cartujano. En los sucesivos martes, el cine de la Fundación Tres Culturas echará Hearat Shulayim (Pie de página, de Joseph Cedar, Israel, 2011, nominada a la Palma deOro en Cannes y premio al mejor guión); La source des femmes (La fuente de las mujeres, de Radu Mihaileanu, Francia, 2011, nominada a la Palma deOro en Cannes); Yadon ilaheyya (Intervención divina, de Elia Suleiman, Palestina, 2002, igualmente nominada a la Palma deOro en Cannes); y, finalmente, The Infidel (de Josh Appignanesi, Reino Unido, 2010). Todas ellas con ese hilván que las entrelaza, y que podría llevar por lema el siguiente: Cuando la tradición se convierte en una losa de granito. Siempre desde el humor, eso sí. En la otra orilla del río, en esa callejuela en cuesta que une San José con Federico Rubio (más conocida como Madre de Dios), el CICUS se despacha nada menos que con cuatro ciclos de cine, que van a ser el eje de su programación cultural nocturna para estos meses: Filmoteca (en colaboración con la Filmoteca de Andalucía), 10 años con el Festival de Cine Europeo de Sevilla (una selección de sus películas), Amos Gitai (el celebérrimo cineasta israelí) y Cuatro actrices sin Oscar, en referencia a Marilyn Monroe (Los caballeros las prefieren rubias), Marlene Dietrich (El expreso de Shanghái), Natalie Wood (Esplendor en la hierba) y Ava Gardner (La condesa descalza).   VARIEDAD. Como en el caso de la Cartuja, aquí en 21 grados el cine también es con entrada libre hasta completar el aforo. Y vaya peliculones hay programados. Como muestra, la próxima sesión de Filmoteca, el lunes que viene, será para Esperanza y gloria, una obra fuera de serie de John Boorman (el de Excalibur) que cuenta con una sensibilidad finísima cómo vive un niño inglés la Segunda Guerra Mundial. Entreveradas a lo largo del verano con la música, el teatro y los documentales, las proyecciones de cine incluyen títulos de envergadura; desde el Kippur de Gaitai hasta ese paseo por el terror que es Una historia china de fantasmas, pasando por el Cantinflas de Ahí está el detalle, el Chaplin de Monsieur Verdoux y el Hitchcock de Inocencia y juventud. En la variedad está el gusto de esta iniciativa del Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla. Esta misma noche de hoy, por ejemplo, a las diez y media y con entrada gratuita, se exhibe un documental interesante a más no poder; un homenaje a Malik Bendjelloul y que, bajo el título Searching for Sugar Man sale en busca del rastro de Rodríguez, un extraño músico descubierto en un bar de Detroit a finales de los sesenta y que, tras un par de discos y cuando estaba enfilado hacia la cumbre, desapareció entre rumores de suicidio. Con el tiempo, su música llegó a ser un referente de libertad en la Sudáfrica del apartheid. Y dos fans se empeñaron en descubrir qué había pasado verdaderamente con el artista. En los próximos días llegará también el flamenco, con Saray de los Reyes, David Pérez y otros. Del 7 al 12 de julio será la Semana de la Poesía... En total, 49 propuestas escénicas, 61 representaciones y una exposición permanente para dos meses sin tregua, y una iniciativa que, como se comentó ayer desde el CICUS, el verano pasado atrajo a 16.000 asistentes, de los cuales el 35 por ciento eran miembros de la comunidad universitaria. Las programaciones al completo tanto de Noches deCine y Humor de Tres Culturas como los 21 grados del CICUS están desde ayer en sus respectivas webs, a disposición de las almas inquietas. De cartuchos de adobo no se habla. Pero mientras no cambie el tiempo, la rebequita es condición sine qua non.

  • 1