Local

La noche sevillana

En el Reina Sofía se exhibe La noche española, una exposición que, comisionada por Pedro G. Romero y Patricia Molins, busca explicitar la influencia que el flamenco tuvo en las vanguardias artísticas desde la mitad del XIX hasta 1936.

el 14 sep 2009 / 22:13 h.

En el Reina Sofía se exhibe La noche española, una exposición que, comisionada por Pedro G. Romero y Patricia Molins, busca explicitar la influencia que el flamenco tuvo en las vanguardias artísticas desde la mitad del XIX hasta 1936. El hilo de ese discurso que Pedro G. Romero lleva desmadejando bastantes años es el mismo que ya estuvo a punto de coser un trabajo en aquellas becas que concedía la Bienal de Flamenco, el que guió su exposición de dibujos de Vicente Escudero, el que lo lleva a ser "padre espiritual" de Israel Galván. El hilo que atrajo a muchos artistas, desde Bécquer a Manet, al inventor Edisson y hasta a Martí aunque luchara contra España.

Con el flamenco se fundieron modernismo, surrealismo, cubismo?, penetró en la moda por los ballets y escribió el nombre de Sevilla en el viejo Madison Square Garden. Flamenco, arte y Andalucía fueron unidos hasta el fatídico año 36 y, a partir de ahí, se divorciaron. La disociación entre nuestro arte y nuestras raíces continúa y lleva a poner como éxito de la BIACS el número de plazas hoteleras y a la nula intervención de nuestros artistas plásticos en los espectáculos flamencos. Tal vez habría que volver a esa Noche española, en realidad, una noche andaluza, casi, casi sevillana y que, seguramente, estaba en el fondo del nonnato Centro de las Artes y en la programación de la Bienal en los años impares.

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1