Local

La norma de circulación se cambió para priorizar el coche compartido

Poco antes del 22-M se modificó la ordenanza para reservar plazas de aparcamientos a los vehículos de alta ocupación.

el 11 jul 2011 / 20:03 h.

TAGS:

La ordenanza de circulación sufrió una simbólica revisión justo antes de las elecciones cuya continuidad depende ahora del gobierno local de Juan Ignacio Zoido. La anterior Delegación de Movilidad tramitó una modificación de la normativa con un complejo objetivo: alterar el sistema de regulación de los aparcamientos en superficie de la ciudad de forma que haya plazas reservadas para Vehículos de Alta Ocupación, esto es, coches en los que circulen más de tres pasajeros, además del conductor. Si hasta ahora estos coches sólo tienen carriles específicos –en la provincia lo tuvieron en el Puente de Hierro de San Juan de Aznalfarache durante un tiempo–, el objetivo del anterior gobierno era fijar ventajas en una serie de plazas,  en zonas de estacionamiento regulado, para los coches con más de tres ocupantes.

La modificación de la ordenanza, que fue aprobada el 12 de mayo y que se comunicó al nuevo gobierno en el documento que se le remitió durante el traspaso de poderes, incorpora un nuevo anexo en la ordenanza de circulación. En él se crea “un marco para que el Ayuntamiento pueda reservar zonas de estacionamientos para vehículos VAO” con el objetivo de “reducir el tráfico que soporta la ciudad en zonas clave”. Su tramitación queda en el aire aunque en la propia ordenanza se prevé “la implantación de un sistema telemático de acreditación de los usuarios y de gestión de las plazas” que se concretase según los tiempos y los plazos de uso que se establecieran.

Los vehículos afectados quedan definidos como aquellos “no destinados exclusivamente al transporte de mercanías que estén ocupados por al menos tres personas y cuyo peso máximo autorizado no rebase los 3.500 kilógramos”. Su gestión se realizará a través de un sistema telemático, que concedería permisos para estos coches durante un año con los que podrían gestionar las reservas de las plazas acotadas siempre que pudieran demostrar que en los vehículos transportarán más de tres personas.

El planteamiento que hizo el anterior gobierno pasaba por incluir este nuevo sistema de aparcamiento dentro de las zonas de estacionamiento regulado –zona azul– de forma que se configurase un nuevo regimen tarifario con un precio más bajo destinado a los vehículos de alta ocupación. Este modelo podría entrar dentro del nuevo pliego de adjudicación del servicio de gestión de la zona azul cuya salida a concurso público estaba prevista para el anterior mandato, pero que se quedó finalmente paralizada.

En estos momentos las plazas de la zona azul las sigue gestionando la empresa Aussa , la sociedad adjudicataria hasta ahora del servicio de grúa, pero su concesión debía salir a concurso público al caducar el periodo de adjudicación. Es en este contexto en el que el gobierno local modificó la normativa dejando su aplicación en manos de alcalde que tomara el relevo tras los últimos comicios. De hecho, en el informe presentado por el anterior gobierno al PP se le deja claro que la decisión está ahora en sus manos: “El siguiente paso es o bien archivar la modificación de la ordenanza o bien llevarla a su aprobación en Pleno”.

En el expediente, el gobierno anterior vinculó esta modificación de la ordenanza al plan de medidas impulsadas para cambiar el modelo de movilidad, entre las que el propio texto cita especialmente la ordenanza de peatones y ciclistas que regula la convivencia entre distintos medios de transporte y sobre todo la restricción del acceso de coches sin autorización al casco histórico. Esta normativa será modificada en el próximo Pleno, según ha anunciado ya el gobierno municipal, para derogar el sistema de limitaciones de acceso al casco histórico con medidas como el control de los accesos con cámaras de tráfico.

  • 1