domingo, 16 diciembre 2018
00:18
, última actualización
Cofradías

La nueva apariencia del Señor ante Anás

El párroco de San Lorenzo, Francisco de los Reyes Rodríguez ofició este jueves una misa de acción de gracias por la feliz culminación de la restauración.

el 26 feb 2015 / 19:00 h.

TAGS:

JesúsanteAnás2Presidiendo el altar mayor de la parroquia de San Lorenzo, ataviado con una túnica blanca lisa y con el juego de potencias más antiguo que posee, realizado en bronce de fundición. De esta forma, evocando la estampa de su presentación hace ya 92 años en el taller de Castillo Lastrucci, ha retornado este jueves al culto la imagen del Señor ante Anás tras la restauración integral a que ha sido sometida desde el pasado mes de noviembre por parte de la restauradora Carmen Bahima Díaz. A la vista salta que la limpieza de la policromía de la imagen titular de la hermandad del Dulce Nombre, que se encontraba muy ennegrecida, es lo que llama más la atención de una intervención que, sin embargo, según subraya su hermano mayor, Manuel Casal, ha tenido su «parte más complicada en lo que no se ve». «El Señor tenía problemas estructurales, muchos de origen y otros por el paso del ti empo, que ocasionaban serios problemas de estabilidad en la unión de los pies con la peana», aclara. Problemas que han sido subsanados con la sustitución de la pena por una nueva, realizada en madera de cedro. Además, se han resanado los ensambles abiertos en la estructura de la talla. No obstante, es esa nueva apariencia del Señor ante Anás, producto de la impieza de su policromía, la que sin duda más ha llamado la atención de sus fieles y devotos. El hermano mayor se muestra muy satisfecho del trabajo realizado por Carmen Bahima. «No ha sido una limpieza agresiva, ya que se ha tenido muy en cuenta que se trata de una imagen devocional. Queríamos que los hermanos siguieran viendo la mirada que tenía el Señor». Casi 25 años después de su última restauración por el taller de Isbilya en 1991, la imagen presentaba un «oscurecimiento importante», más evidente aún en zonas como el cuello. Ahora, explica la restauradora, «el Cristo ha recuperado esa expresión dulce que tenía perdida desde hace algunos años enmascarada bajo esa gruesa capa de suciedad». El resultado, una «imagen diferente» que sigue conservando, sin embargo, su tonalidad de piel tostada. El párroco de San Lorenzo, Francisco de los Reyes Rodríguez ofició este jueves una misa de acción de gracias por la feliz culminación de la restauración. A partir de este viernes y hasta el domingo, la imagen que esculpiera Antonio Castillo Lastrucci en 1922-23, permanecerá expuesta en besamanos tal y como marcan las Reglas de la corporación, en horario de 9.30 a 13.30 y de 18.30 a 21.00 horas, durante el viernes y el sábado, y de 9.30 a 14.00 horas el domingo. Coincidiendo con el besamanos, este sábado, a las 12.15 horas, la banda de música de la Oliva de Salteras, que cada Martes Santo acompaña a la Virgen del Dulce Nombre, ofrecerá un concierto de marchas procesionales en la plaza de San Lorenzo. El plan de restauraciones previsto por la hermandad también contempla las intervenciones de la Virgen del Dulce Nombre y de la imagen del San Juan, que se abordarán una vez finalizada la Semana Santa en función del dictamen que proponga la comisión de patrimonio. Nuevo descubrimiento. Es una de las sorpresas que ha deparado la restauración. Los pies del Señor se encontraban «enterrados» en la peana. La intervención ha permitido descubriri que el talón del pie izquierdo se halla ligeramente levantado, como en un «movimiento de defensa» al recibir la bofetá.

  • 1