jueves, 18 abril 2019
16:58
, última actualización
Local

La nueva esclusa encara su último reto

Arranca la compleja colocación de las compuertas de la nueva esclusa del Puerto de Sevilla

el 18 nov 2009 / 20:19 h.

TAGS:

Pinche para ampliar
La operación arrancará a las 10.30 de hoy y durará entre dos y dos horas y media por su complejidad. Así, la nueva esclusa se enfrenta ya al último escollo: la colocación de las compuertas construidas por Astilleros de Sevilla. Un trabajo que requiere una gran precisión y que dará paso a la puesta en marcha de las pruebas para que el Puerto estrene esclusa el próximo año, algo clave para el desarrollo de su actividad.


Las compuertas tienen 42 metros de largo, 20,3 metros de altura, 6 metros de espesor y un peso de 800 toneladas. Por eso su colocación no es fácil. Antonio Mora, responsable de la UTE Esclusa Sevilla, ya apuntó que "lo más complicado" es levantar estas puertas muy pesadas que los remolcadores transportarán por el río. "La grúa tiene que realizar un movimiento lento y preciso porque la tolerancia es sólo de 40 o 50 centímetros, cuando cada pieza mide 42 metros de longitud", explicó. Sólo el montaje de la enorme grúa (con la que también se instalarán los paneles de los tres puentes móviles) requirió tres días de trabajo.

Una vez que se instalen las puertas y los puentes móviles (dos para vehículos y uno para el tren), empezarán las pruebas de los sistemas de la esclusa, con una profundidad similar a un bloque de siete plantas y una inversión que ronda los 200 millones de euros. Entonces, se dará por finalizada una obra -realizada por Azvi, FCC y Sedra- que ha necesitado 300.000 metros cúbicos de hormigón, 19.000 toneladas de acero en armaduras y casi un millón de metros cúbicos de rellenos.

Hace cuatro años que empezaron los trabajos y, por fin, se afronta la recta final para que esté en uso en el primer trimestre de 2010. Entonces, sustituirá a la vetusta y ya pequeña infraestructura diseñada en 1933 y en marcha desde 1949.

Tras el llenado del cuenco de la esclusa, el pasado 27 de octubre se derribó el primer muro para poner unirla con el Guadalquivir. Con esta esclusa podrán entrar en el único puerto fluvial de España barcos de hasta 35 metros de ancho, once más que los que pueden pasar por la vieja. Y gracias a ello el Puerto prevé duplicar su tráfico de mercancías e impulsar el turismo de cruceros.

También será necesario el dragado del río (del canal del Alfonso XIII) en sus zonas menos profundas. Se prevé que la obra se licite a mediados de 2010 y que esté en 2011, pero aún no están listos todos los informes medioambientales en marcha.

  • 1