Cultura

La nueva sede del CAD costará 2,6 millones hasta 2013

torres presenta las cuentas de cultura para 2010, que bajan un 8%, en una comisión marcada por sus “ilustras andaluzas”

el 04 nov 2009 / 20:57 h.

La consejera de Cultura, Rosa Torres, acudió ayer al Parlamento para presentar las cuentas de su departamento para 2010. En total, esta consejería manejará el próximo ejercicio 293 millones de euros, casi un 8% menos que en 2009.

Durante su comparecencia en comisión de Cultura desglosó algunas partidas -pocas- y destacó algunos aspectos como la inversión en infraestructuras, que asciende a 22 millones, un 44,6% más que en 2009.

De las actuaciones previstas en este apartado, resaltó para la provincia de Sevilla la conversión del Pabellón del Siglo XV en el futuro Centro Coreográfico Andaluz. Para estos trabajos se destinarán 650.000 euros, una partida que se repetirá anualmente hasta 2013, lo que significa que este edificio no estará en uso hasta dentro de cuatro años. De otro lado, la titular del ramo subrayó que se dedicarán 57,8 millones de euros al apoyo de las empresas del sector, que se crearán nuevos fondos para industrias culturales y que el presupuesto del flamenco aumentará en un 25,25% hasta alcanzar los ocho millones.

Además, anunció la creación de un Circuito Andaluz de Flamenco Universitario, del que no concretó nada.Tampoco detalló cuánto dinero dedicará a Itálica, limitándose a indicar que tendrá una "atención prioritaria". En líneas generales, fue poco concreta con las partidas y poco clara a la hora de explicar dónde se notarán los recortes. Por su parte, la oposición -sólo el PP, ya que IU ni siquiera asistió- tampoco supo sacarle mucha más información.

La exposición del diputado popular Antonio Garrido fue muy general y no preguntó por asuntos concretos, como la Fundación Barenboim, desaparecida de las cuentas de Cultura. La anécdota de la tarde -accidental o intencionada- la puso la consejera al hacer una referencia a "los ilustres andaluces y las ilustras andaluzas", un error que no fue desaprovechado por Garrido para defender el buen uso del lenguaje.

  • 1