miércoles, 14 noviembre 2018
11:53
, última actualización
Deportes

La obligación ya no admite peros

El Sevilla, con Marcelino en el alambre, recibe a un Espanyol al que necesita ganar para apagar el fuego.

el 13 ene 2012 / 21:34 h.

Los jugadores quieren brindar una victoria a la afición.

El camino hacia la Champions ha quedado despejado. Ya no hay partidos de competición continental ni de Copa del Rey por medio y la obligación de alcanzar el gran objetivo no admite peros. El Sevilla tiene 21 encuentros de Liga por delante y quiere luchar por estar entre los cuatro primeros clasificados. Otra cosa es que lo consiga, para lo cual hay que estar capacitado. Algo que, tal como van las cosas, no se ve nada claro a día de hoy.

Todas las miradas se dirigen hacia Marcelino García Toral. Su Sevilla continúa dando vaivenes, y dos de ellos han provocado que la afición se quede con un único torneo que saborear a principios del mes de enero, algo inédito en la era Del Nido.

De la eliminación frente al Valencia sólo se puede extraer la esperanza de que el equipo reedite pero con más continuidad los minutos de buen juego que ofreció en el partido de vuelta; los minutos malos, por repetitivos, sobran, y ya va siendo hora de ponerles fin. El descontento con muchos jugadores es un hecho, aunque es el técnico quien responde de ellos por ahora. Cuando finalice la temporada será el club el que tenga que responde de la confección de la plantilla.

Como sucediera en 2005, el Espanyol llega para examinar a un Sevilla absolutamente necesitado. Aquel día la afición dirigió sus miradas hacia el palco y aunque existen muchas diferencias -jugadores, entrenador, proyecto...- el sevillismo está igual de cansado de no ver lo que espera.

Marcelino se juega mucho. Sólo una debacle podría costarle el cargo hoy, pero ojo que un tropiezo, con el derbi en puertas, se convertiría en una zancadilla para él. Ganar al Espanyol y, sobre todo, al Betis dentro de una semana le daría un respaldo importante sin más desgaste que el que le ocasione la Liga, única competición en disputa.

LAS ARMAS. En la lista de convocados sólo hay una novedad respecto a la del partido de Copa del pasado jueves. Luna entra por Fernando Navarro, sancionado. El canterano, que jugó de interior en Vallecas, se disputa el puesto con Martín Cáceres, quien podría actuar como lateral izquierdo.

Sigue sin estar disponible Palop, lesionado. Habrá que ver si el técnico hace cambios, aunque no está la cosa para inventos. En el Espanyol, que llega con el goleador Álvaro Vázquez -seguido por el Sevilla- acaparando todos los focos, Mauricio Pochettino cuenta con Pandiani y Albín, que regresan tras sus respectivas lesiones. En cambio, causan baja el portero Cristian Álvarez (lesionado), Sergio García (sancionado) y Romaric, por una cláusula en el contrato de cesión. Sólo le faltaría al Sevilla que el marfileño le hiciese daño.

Alineaciones probables:

Sevilla FC: Javi Varas; Coke, Spahic, Fazio, Cáceres; Medel, Rakitic; Jesús Navas, Reyes, Perotti; y Negredo.

RCD Espanyol: Kiko Casilla; Javi López, Rául Rodríguez, Héctor Moreno, Dídac; Forlín, Baena; Weiss, Verdú, Thievy; y Álvaro.

Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes (Comité Cántabro).

Estadio: Ramón Sánchez Pizjuán.

Hora: 18.00.

TV: GolT / Canal + Liga.

 

  • 1