Local

La obra del parque de la Ranilla se reanudará tras el verano

Después de dos años y medio de parón, el Consistorio prevé que la plantación se pueda hacer en noviembre. Si se cumplen estos nuevos plazos, este parque en Nervión podría estar listo en el primer trimestre de 2015.

el 07 jun 2014 / 23:15 h.

TAGS:

El futuro parque de la Ranilla, ahora entre vallas, posee estructuras de la antigua cárcel provincial. / Pepo Herrera El futuro parque de la Ranilla, ahora entre vallas, posee estructuras de la antigua cárcel provincial. / Pepo Herrera Los carteles pidiendo la apertura del parque de la Ranilla están repartidos por medio Nervión, desde la Gran Plaza hasta la ronda del Tamarguillo y por todas sus calles aledañas. Es la última forma de protesta de los vecinos de la zona, que llevan desde 2003 reivindicando la apertura de un parque en el solar de la antigua cárcel provincial para paliar las graves carencias de zonas verdes en este distrito. Pues bien, doce años después van a poder ver su deseo cumplido. Las obras del parque se reanudarán, según ha podido saber este periódico, tras el verano, por lo que podría estar terminado (tras un parón de dos años y medio) en el primer trimestre del próximo año. Tras muchas promesas incumplidas, las obras empezaron en agosto de 2010 y debieron acabar en 15 meses, en noviembre de 2011, pero los sobrecostes y los problemas económicos del Ayuntamiento frenaron el proyecto, parado desde hace dos años y medio. En los últimos días vecinos y trabajadores del Centro Cívico (sitiado por vallas que lo separan del futuro parque) han podido ver cómo operarios municipales han estado haciendo mediciones en la zona para determinar el mapa del alcantarillado, unos trabajos previos a la reanudación de los trabajos. La intención del Ayuntamiento es que en noviembre se puedan hacer las replantaciones, por lo que la obra debe arrancar unos meses antes, tal y como explicaron responsables municipales a los vecinos en la junta del distrito. Eso sí, los vecinos aseguran que no han sido informados de la fecha de la reactivación de las obras, con una larga historia ya de obstáculos e incumplimientos. Por ahora, lo único que confirma la Gerencia de Urbanismo es que las obras se retomarán tras el verano. En enero de 2012 pararon las máquinas. Las obras del parque de la Ranilla, 40.000 metros cuadrados en la antigua cárcel, se paralizaron por motivos económicos y, aunque en junio del pasado año la Delegación de Parques y Jardines transfirió a la Gerencia de Urbanismo 1,5 millones de euros para la terminación de estos trabajos, el desacuerdo con la empresa contratada, Copcisa, bloqueó el proyecto. Y es que el Gobierno de Juan Ignacio Zoido (PP) recibió este proyecto enquistado del anterior gobierno de PSOE e IU. En concreto, tuvo que hacer frente a una losa del anterior ejecutivo valorada en 2,5 millones. El Gobierno socialista de Alfredo Sánchez Monteseirín anunció a los vecinos que el parque sobre la antigua cárcel de la Ranilla estaría listo en 2008, luego se prometió para 2010 y, posteriormente, para los primeros meses de 2011. En un primer momento, la paralización no se debió a la deuda del Ayuntamiento con la constructora, sino a que se estaba tramitando un modificado del proyecto para «simplificarlo», según la empresa. Es decir, para abaratarlo. Urbanismo no tenía dinero para afrontar los sobrecostes. Tras el recorte (sobre todo en ornamentación y alumbrado), el acuerdo con Copcisa para cuadrar los números se retrasó. Ya en marzo de 2012 Urbanismo apuntó que los 3,8 millones previstos podrían convertirse en algo más de cinco millones al final de la obra, de ahí la necesidad de hacer reajustes. En junio del pasado año, el equipo de Zoido informó de que las obras podían reanudarse en verano y que en cinco meses estaría abierto el parque, pero los vecinos aún no saben cuándo desaparecerán las vallas. Junto al antiguo Pabellón de Ingresos de la antigua prisión, el Centro Cívico y la nueva sede de la Delegación de Convivencia y Seguridad, este parque de 40.000 metros cuadrados ha costado ya alrededor de 2.370.000 euros, frente a los 3,8 millones de euros del presupuesto total estimado. Y es que no es un parque cualquiera y, según los vecinos, ese es el problema. Los miembros de la Asociación de Vecinos La Concepción de Nervión afirman que se debió hacer un parque más barato, con más árboles y juegos infantiles, «sin tanta estructura que no aporta nada». En su opinión, parece una plaza, en vez de un parque, porque hay mucho cemento. En definitiva, consideran que el diseño no fue «el acertado». Además, reiteran que «no es de recibo» que una y otra vez no se les ofrezca información a los vecinos. «Los trámites son muy lentos y la solución a los problemas, más todavía. Es increíble que tengan esta zona, con la falta que hace, llena de vallas y escombros», indicó un vecino miembro de la asociación. El proyecto para construir un parque en parte del solar de la antigua prisión es una reivindicación del barrio desde 2003 y fue incluido en el Plan General de Ordenación Urbanística de 2006 tras ser una de las alegaciones con más apoyos, 3.000 firmas de ciudadanos y empresas. El parque se anunció que contaría con 250 ejemplares de arbolado de una treintena de especies, cinco fuentes ornamentales, un estanque y un canal. Se planteó como un espacio dedicado a la recuperación de la memoria histórica.

  • 1