Economía

La OCDE insta a eliminar la autorización regional para la fusión de cajas

Menos trabas para que las cajas de ahorros españolas se fusionen si quieren dotarse de más capacidad. Es lo que plantea la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, que insta asimismo a reducir los costes por cambiar el tipo de interés al que está referenciada la hipoteca.

el 15 sep 2009 / 18:35 h.

Menos trabas para que las cajas de ahorros españolas se fusionen si quieren dotarse de más capacidad. Es lo que plantea la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, que insta asimismo a reducir los costes por cambiar el tipo de interés al que está referenciada la hipoteca.

La OCDE considera que las cajas de ahorros españolas no deberían estar sometidas a la autorización autonómica para poder fusionarse ni a otras trabas que limitan su actividad. "Habría que tratar de reducir los obstáculos con los que chocan las cajas para obtener fondos propios", señala en un estudio publicado el miércoles. Entre otros elementos, aboga por "suprimir la obligación de una autorización de las autoridades regionales para las fusiones", ya que las posibilidades de concentración son limitadas.

Los autores del informe reconocen que una de las bazas de España frente a la crisis actual es que "el sector financiero en su conjunto está relativamente bien armado" para "absorber las pérdidas que resultan de sus compromisos" con el sector de la vivienda y para afrontar las turbulencias internacionales. No obstante, puntualizan que el monto de los créditos que las cajas han concedido al ladrillo -más elevado que el de los bancos comerciales- y su estatuto particular, "limitan su capacidad para obtener fondos propios en el mercado". Es decir, que "corren el riesgo de tener más dificultades para compensar una erosión eventual de su solvencia sin recurrir a un endurecimiento del crédito".

Asimismo, considera que la supervisión del Banco de España ha permitido la creación de un colchón de provisiones para afrontar momentos de dificultad y ha desincentivado la concesión de hipotecas de forma imprudente.

La OCDE también aconseja que se reduzcan en España los costes por modificar un préstamo hipotecario para pasar a un tipo de interés a otro, teniendo en cuenta que el número de morosos puede aumentar conforme se incremente la cifra de parados y el "endeudamiento masivo" de las familias.

En este sentido, advierte de que referenciar el tipo de interés de estos créditos a indicadores interbancarios a corto plazo, entre los que figura el Euríbor -por el que se rige el 95% de las hipotecas en España-, acentúa intensamente la exposición de la economía real a los cambios de dichos indicadores.

El organismo expuso asimismo sus previsiones sobre la economía española. La recesión se agudizará en 2009, con una caída del PIB del 0,9%, y apuntó que en 2010 debería llegar una débil recuperación, con un crecimiento del 0,8%. "El largo periodo de fuerte crecimiento prácticamente ininterrumpido desde comienzos de los 90 ha terminado", lo que se traducirá en "cambios económicos duraderos y profundos", pronosticó.

Estas previsiones son más pesimistas que las que hace unas semanas presentaron el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea (CE), que esperaban una contracción del PIB del 0,2% el próximo ejercicio, y muy lejos de la subida del 1,1% que la propia OCDE auguró en junio. Los efectos de este nuevo panorama van a "amplificarse" en el mercado laboral en 2009, de forma que la tasa de paro pasará de una media del 10,9% este año al 14,2% el próximo y al 14,8% en 2010, según el estudio.

Por contra, uno de los pocos elementos alentadores es la moderación de la inflación, que debería bajar al 1,8% el próximo ejercicio, tras el 4,4% en 2007. La OCDE señala que en este contexto la prioridad deben serlas reformas estructurales, entre ellas, del mercado laboral, del que se criticó "el rigor de la legislación de protección" de los trabajadores con contratos fijos que "sigue favoreciendo el recurso generalizado a los contratos temporales". Apostó, así, por reducir las indemnizaciones por despido de los trabajadores fijos para disminuir las diferencias respecto a los temporales e incluso sugirió eliminarlas estableciendo un contrato único "universalmente aplicable".

  • 1