Local

La octava final exige un nuevo hito al Sevilla

Nunca superó una semifinal tras perder el partido de ida. Ante el Atlético sólo le valdrían 3 de sus 9 resultados con Emery.

el 24 feb 2013 / 22:15 h.

TAGS:

Redondo, defendiendo a Ronaldo en 2004.

Pese a que la temporada no está siendo especialmente brillante, el Sevilla tiene este miércoles la posibilidad de darle un vuelco gracias al torneo del KO. Si elimina al Atlético de Madrid, disputaría por octava vez en su historia una final de Copa, título que, tras acceder al partido en el que éste se decide, sólo dejó escapar en dos ocasiones. Y es que alcanzar una final es prácticamente sinónimo de éxito en Nervión. Por ello, la expectación es máxima, aunque será necesario dar la vuelta a una eliminatoria perdida a día de hoy.

Será la octava vez que el Sevilla afronte el partido de vuelta con la eliminatoria cuesta arriba. Y nunca hasta la fecha alcanzó la final en estas circunstancias.

El primer precedente se remonta al año 1919, Copa Rey Alfonso XIII. El Sevilla perdió 4-3 en el campo del Barcelona y en la vuelta, disputada en casa, volvió a perder (0-3).

En 1946, Copa del Generalísimo, el Sevilla cayó goleado en el campo del Valencia (7-0) y luego sólo pudo ganar por 1-0 la vuelta.

En 1954, emparejado con el Valencia, el conjunto nervionense, dirigido por Helenio Herrera y con jugadores como Guillamón, Campanal, Loren, Arza, Ramoní o Busto, perdió 0-1 en la ida, disputada en suelo hispalense, y también cayó en la vuelta (2-1 favorable al conjunto che).

Casi dos décadas más tarde, en 1971, el rival en suerte volvió a ser el Valencia. Esta vez, el partido de ida se disputó en el antiguo Luis Casanova, donde el Sevilla, dirigido por Max Merkel, perdió (2-0). Un resultado que se repetiría a favor del Valencia en la vuelta y que dejó en la cuneta a aquel plantel de los Acosta, Lora, Berruezo, Hita y compañía.

Diez años después de esa eliminatoria, el Sevilla se jugó el pase a la final contra el Sporting. Los asturianos ganaron 2-0 en El Molinón, renta que tampoco logró contrarrestar el equipo dirigido por Miguel Muñoz. Buyo, Montero, Blanco, Juan Carlos, Yiyi, Choya, Sanjosé, Álvarez, Nimo, Pintinho, Morete,... Ilustres con la miel en los labios.

En la edición de 2004, el Sevilla, con el Real Madrid como adversario, perdió 2-0 en el Bernabéu y ganó 1-0 la vuelta. Un resultado insuficiente para aquel equipo de Joaquín Caparrós, Pablo Alfaro, Javi Navarro, Martí, David, Julio Baptista, Daniel Alves, Antoñito, Darío Silva, Casquero, Reyes, Gallardo y compañía.

Más reciente es la semifinal de 2011, con Gregorio Manzano y buena parte de los futbolistas que actualmente integran el plantel. El Sevilla quedó emparejado con el Real Madrid, que ganó 0-1 en Nervión y luego se impuso por 2-0 en el Bernabéu. 

Ahora, el Sevilla de Unai Emery puede poner fin a esa racha. Curiosamente, una muy distinta a la que lleva el equipo de Nervión cuando afronta una semifinal disputando el partido de ida en casa: siete finales alcanzadas de ocho posibles. Sólo el Athletic, en la edición de 2009, fue capaz de noquearle.

Pero las cosas son como son y ahora el Sevilla deberá alcanzar un nuevo hito para plantarse en la final. Sería la octava de Copa en su historia y podría reportarte su sexto título en este torneo.

El peso de un 2-1. En el caso concreto del marcador favorable al Atlético de Madrid, el Sevilla lo remontó en dos de las cinco ocasiones que lo sufrió en Copa. La última, en 1979, ante el Córdoba, al que derrotó 2-0 en el Sánchez-Pizjuán. La otra vez que superó un 2-1 fue ante el Athletic, en 1948, y también con un 2-0 en la vuelta. Por el contrario, en 1963 y 1994 no pudo dar la vuelta a la eliminatoria tras perder 2-1 el partido de ida (1-1 ante Betis y Zaragoza). Lo mismo que en 1983, ante el Madrid (2-1).

En el caso del Atlético, éste ha logrado un 2-1 a su favor en la ida en cuatro ocasiones y pasó a la siguiente ronda en tres de ellas: 1969 (0-0 en vuelta con Real Madrid), 1970 (0-2 en Córdoba) y 1999 (1-4 con Espanyol). Cayó en 1988 (3-1 ante la Real Sociedad).

Los números con Emery. Unai lleva nueve partidos al frente del Sevilla entre Liga y Copa, con un saldo de cuatro victorias, tres derrotas y dos empates. Sólo tres de sus resultados le valdrían para alcanzar la final: el 3-0 al Granada, el 3-1 al Dépor y el 4-0 al Zaragoza; el 2-1 al Rayo, sólo para forzar la prórroga. El equipo ha marcado 16 goles -casi dos de promedio- y ha encajado 11. Sólo en un partido se quedó sin ver puerta y sólo en tres no encajó gol. La emoción está asegurada.

  • 1