Local

La ONU autoriza el envío de otros 3.000 'cascos azules' al Congo

La guerra en la República Democrática del Congo (RDC) continúa al rojo vivo. Ante esta situación, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó el jueves una resolución que autoriza a aumentar de forma temporal en más de 3.000 los cascos azules que actualmente están desplegados en ese país africano. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 18:40 h.

TAGS:

La guerra en la República Democrática del Congo (RDC) continúa al rojo vivo. Ante esta situación, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó el jueves una resolución que autoriza a aumentar de forma temporal en más de 3.000 los cascos azules que actualmente están desplegados en ese país africano.

La resolución presentada por Francia recibió el respaldo unánime de los 15 miembros del máximo órgano de las Naciones Unidas, que en el texto también expresaron su preocupación por el deterioro del conflicto en el este de la RDC. El documento autoriza el envío de 2.785 militares y más de 300 policías, que se sumarían a los actuales 17.000 efectivos internacionales que forman parte de la Monuc (Misión de Paz de la ONU en la RDC).

El mandato de este despliegue de personal adicional dura hasta el próximo día 31 de diciembre de 2008, aunque el consejo se comprometió a revisar de nuevo la situación antes de esa fecha para contemplar si se debe alargar su presencia.

El embajador francés ante la ONU, Jean Maurice Ripert, señaló que la resolución, que era copatrocinada por el Reino Unido, trata de asistir al proceso de mediación entre las partes iniciado por el enviado especial de la ONU, el ex presidente de Nigeria Olusegun Obasanjo. "Queremos respaldar este proceso político con el envío de refuerzos a la Monuc", apuntó el diplomático a la salida de la reunión. Ripert recordó que la situación humanitaria en la provincia de Kivu Norte, escenario del conflicto, sigue siendo mala y señaló que se están contemplando alternativas para asegurar el acceso humanitario a la población civil.

En ese sentido, la resolución condena "el resurgimiento de la violencia en la región oriental de la República Democrática del Congo y pide a las partes el inmediato alto el fuego". Además, expresa su "extremada preocupación" por el deterioro que está experimentando la situación humanitaria y "en particular, por los ataques contra la población civil, la violencia sexual, el reclutamiento de niños soldados y las ejecuciones sumarias" que se están produciendo.

Sin acuerdo . Por su parte, el rebelde Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), alzado en armas contra el Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC), confía en entablar negociaciones de paz, sin embargo, la Presidencia y el Parlamento discrepan sobre la manera de resolver la crisis.

Mientras muchos legisladores de la oposición opinan que el conflicto debe ser resuelto mediante negociaciones directas entre el líder del CNDP, el general renegado Laurent Nkunda, y el presidente congoleño, Joseph Kabila, el Gobierno afirma que el único marco de resolución es el llamado Proceso Amani, que supone la participación de todos los protagonistas.

El Proceso Amani surgió tras la Conferencia de Paz, Seguridad y Desarrollo celebrada en enero pasado en Goma, la capital de Kivu Norte, y que condujo a un armisticio rubricado por el CNDP, el Gobierno y otros grupos rebeldes aliados de este último desde la guerra de 1998 a 2003 en el este congoleño. Entre otras cosas, el proceso, que quedó estancado en agosto cuando Nkunda tomó nuevamente las armas, prevé que todos los combatientes sean desmovilizados e integrados a las filas del Ejército congoleño.

A consecuencia de los daños que está causando esta guerra, la secretaria de Estado de Cooperación, Soraya Rodríguez, se mostró ayer convencida de que la ayuda adicional prometida por España al Congo es "absolutamente necesaria" y será "muy bien gestionada y distribuida".

Así se expresó en declaraciones a Efe la secretaria de Estado al término de una jornada en la que visitó Kibati, el mayor campo de refugiados del Congo, y se entrevistó con responsables de las principales organizaciones de ayuda, con el coordinador de la misión de la ONU en el este del país y con el vicegobernador de la región, al que pidió una buena gestión de las ayudas.

  • 1