Local

La ONU lamenta pérdida de vidas y condena actos, pero no a Israel

El Consejo de Seguridad pide "una investigación rápida, imparcial, creíble y transparente" sobre la operación militar israelí contra una flotilla humanitaria en Gaza.

el 01 jun 2010 / 06:45 h.

TAGS:

El Consejo de Seguridad de la ONU pidió hoy que se realice una investigación imparcial y creíble del asalto militar israelí a una flotilla de barcos que llevaba ayuda humanitaria a Gaza, al tiempo que condenó los "actos de fuerza" que ocasionaron al menos nueve muertos y decenas de heridos.

Los miembros del Consejo de Seguridad negociaron durante casi trece horas cómo expresar su preocupación ante la gravedad de una operación militar de Israel criticada con dureza por la comunidad internacional y que pone en peligro la incipiente reanudación de conversaciones de paz indirectas entre palestinos e israelíes.

"El Consejo de Seguridad toma nota de la declaración del secretario general de la ONU (Ban Ki-moon) pidiendo una completa investigación sobre el caso y pide que sea rápida, imparcial, creíble y transparente, de acuerdo con los estándares internacionales", leyó el nuevo presidente de turno de ese órgano, el embajador de México, Claude Heller.

El Consejo inició sus reuniones el lunes hacia las 17.00 GMT a petición de Turquía y de Líbano, país que ejercía su presidencia hasta la medianoche del 31 de mayo, en que México tomó el relevo para el mes de junio.

Los países aprobaron así una declaración presidencial que tiene un rango inferior a la resolución de condena solicitada por turcos, palestinos y países árabes, y cuyo consenso enfrentó las posiciones de Estados Unidos y Turquía, de donde procedían las embarcaciones y país del que son buena parte de los muertos en el asalto.

"Es una declaración aprobada por el Consejo durante una sesión formal y es un pronunciamiento en términos tajantes y contundentes" sobre el incidente, dijo Heller, al término de la reunión, sobre esa declaración no vinculante del máximo órgano de decisiones de la ONU.

Heller subrayó que en ella "hay una condena de los actos de fuerza y se reitera la importancia de que Israel libere a los detenidos, devuelva los barcos a sus dueños, y la ayuda humanitaria que llevaban sea entregada al pueblo palestino".

También pide "la inmediata liberación de los barcos y de los civiles retenidos por Israel".

En las maratonianas negociaciones desapareció uno de los párrafos estudiados en uno de los borradores, en el que se instaba a Israel a que cumpliera con las obligaciones derivadas de las leyes internacionales y humanitarias.

"Estamos convencidos de que Israel puede llevar a cabo una investigación rápida, imparcial y transparente. Creemos que los israelíes lo pueden hacer", señaló al término de la reunión el embajador adjunto de EEUU, Alejandro Wolff.

"A Turquía, el Líbano y Palestina nos hubiera gustado un lenguaje más fuerte, pero son quince los miembros del Consejo y el consenso se ha logrado pese a sus diferentes opiniones", dijo el representante palestino ante la ONU, Riad Mansour.

Señaló también que esperaba que el secretario general de la ONU, que tras el incidente pidió una investigación completa, creíble e independiente, "nombre a unos expertos que lleven a cabo la investigación como se ha hecho en otras ocasiones".

Con anterioridad, el embajador adjunto de Israel ante la ONU, Daniel Carmon, aseguró que la llamada "Flotilla de la Libertad" buscaba romper el bloqueo marítimo contra Gaza y que sus activistas atacaron a los soldados, que respondieron en "defensa propia".

"Los seis barcos de la flotilla intentaron romper el bloqueo marítimo de Israel a Gaza. No iban sólo en misión humanitaria", defendió Carmon.

La declaración aprobada por los quince en las dos primeras horas de la presidencia mexicana del Consejo vincula el incidente con las negociaciones de paz de Oriente Medio y con la situación de Gaza, que califica de "no sostenible".

También subraya su grave preocupación por la situación humanitaria en la franja.

Este incidente añade dificultad a las ya complejas negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, al tiempo que aisla más al Gobierno de Tel Aviv y pone en una situación muy difícil las relaciones entre Israel y Turquía, establecidas en 1996 y hasta ahora consideradas por ambos como estratégicas.

Las críticas a Israel por el excesivo uso de fuerza en el asalto de la flotilla que transportaba 10.000 toneladas de ayuda humanitaria y unas 700 personas arreciaron en toda la comunidad internacional, que también pidió el levantamiento del bloqueo a Gaza y la reanudación de las negociaciones de paz entre las dos partes.

El Consejo de Seguridad subrayó que "la única solución viable al conflicto palestino-israelí es un acuerdo negociado entre las partes, así como y dos estados, uno de ellos un Estado palestino independiente y viable viviendo en paz y seguridad con Israel y otros vecinos, de tal manera que puedan llevar a la región".

Además, expresaron su preocupación porque este incidente se haya producido cuando se están preparando conversaciones de paz entre palestinos e israelíes, por lo que se instó a las partes "a actuar con contención" y se les pidió "evitar cualquier acción provocativa y unilateral", que lo puedan poner en peligro.

También pidieron a la comunidad internacional promover una atmósfera de cooperación entre las partes y en toda la región.

 

  • 1