Local

La ONU se propone reducir el hambre en 2015 sin recursos

Hay más de mil millones de personas malnutridas en el mundo.

el 16 nov 2009 / 19:46 h.

TAGS:

El Papa saluda ayer al secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, ante la mirada del Silvio Berlusconi.
La Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria, organizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se inició ayer en Roma (Italia) con el objetivo de reducir a la mitad el hambre en el mundo para 2015 y que hoy afecta a más de mil millones de personas.

 

Más de 60 jefes de Estado y de Gobierno participan en la cumbre que durará hasta mañana miércoles, que contará también con la presencia del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon; el director general de la FAO, Jacques Diouf y el Papa Benedicto XVI. Entre los asistentes también se estuvieron ayer el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi; el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; y el dirigente libio, Muamar Gadafi; pero los principales ausentes en esta cumbre serán los países ricos, los que están obligados a realizar un mayor esfuerzo en la lucha contra el hambre en el mundo.


El alcalde de Roma, Gianni Alemanno, fue el encargado de hacer pública la resolución aprobada que "prevé reducir a la mitad en 2015 el número de las personas que pasan hambre en el mundo". También compartió su opinión diciendo que el documento es una "desilusión", ya que "no da indicaciones concretas sobre cómo alcanzar este objetivo y tampoco pone a disposición recursos adecuados".


planeta superpoblado. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, lamentó también que el "ayuno" sea una realidad cotidiana para muchas personas en el planeta, durante su discurso de apertura de la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria. "La crisis alimentaria actual es una campana de alarma para el futuro porque antes de 2050 nuestro planeta puede ser la casa de 9.100 millones de personas", dijo Ki-Moon. El responsable de la ONU apostó por un cambio en la agricultura para conseguir ulteriores mejoras en la situación del hambre en el mundo, cuyo estado será abordado por la Asamblea General de la ONU el próximo año. "La comida es un derecho fundamental. La comida y su seguridad son fundamentos en una vida sana. En este sentido, los últimos años hemos vivido una reacción en cadena que ha amenazado la vida de muchas personas".


El director general de la FAO, Jacques Diouf, exhortó a su vez a los países desarrollados a cumplir sus promesas de ayuda para erradicar el hambre. Diouf lanzó una llamada de atención a los países ricos y puso el ejemplo de la última cumbre del G-8 en L'Aquila (centro de Italia) donde se prometieron fondos que no llegaron. Para sensibilizar a los Gobiernos sobre el drama del hambre, Diouf volvió a repetir que 1.000 millones de personas no tienen nada que comer y un niño muere de inanición cada seis segundos.


En el punto de mira de los países se encuentra además la necesidad de aumentar en un 70% la producción agrícola para 2050 para alimentar a una población mundial que superará los 9.000 millones de personas, combatiendo además el cambio climático. Los presentes estaban de acuerdo en que es necesario concentrarse en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

  • 1