Deportes

La operación salida reporta 14,5 'kilos' al Betis, por ahora

El descenso obligaba al Real Betis a iniciar una profunda remodelación de la plantilla, y no sólo la está realizando sino que, además, los dos traspasos realizados más la indemnización de Bruno le han supuesto más de catorce millones de euros de ingresos.

el 16 sep 2009 / 07:07 h.

El descenso obligaba al Real Betis a iniciar una profunda remodelación de la plantilla, y no sólo la está realizando sino que, además, los dos traspasos realizados más la indemnización de Bruno le han supuesto más de catorce millones de euros de ingresos.

Sólo dos han sido traspasados, pero ya son seis los jugadores que fueron protagonistas de la debacle que han abandonado las filas verdiblancas. De los que iniciaron la infausta temporada 2008/09 aún quedan menos, pues otros dos futbolistas dejaron el plantel bético mientras se mascaba la tragedia. Además, el canterano Diego Segura también disputó minutos con el Betis, pero ahora no cuenta para Tapia.

Pero lo realmente destacado de todos estos movimientos son los 13,5 millones de euros que ha ingresado el Real Betis en concepto de traspaso, aunque en términos monetarios hay que sumar también la marcha del ex del Almería Bruno Saltor al Valencia.

De esta manera, el lateral derecho catalán se convirtió en la primera fuente de ingresos para la entidad heliopolitana. Bruno, al igual que ocurriera con Nelson, firmó en julio de 2008 un compromiso con Tegasa, una de las más famosas empresas propiedad de Ruiz de Lopera. Según informó este periódico el pasado mes de junio, Tegasa desembolsó 500.000 euros en concepto de prima de fichaje y, posteriormente, le vendió el futbolista al Betis con una claúsula que resultó definitiva. El jugador vendría a Sevilla si el club estaba en Primera. De esta forma, y ante la intención de Bruno de irse al Valencia, el club le traspasó por 1,5 millones de euros, ingresando así en caja un millón por un futbolista que jamás vistió la camiseta verdiblanca.

El siguiente de los ingresos llegó gracias a la venta de Ricardo Oliveira al Al-Jazira árabe. El Betis había comprado por segunda vez al brasileño el 31 de enero de este año, pocos minutos antes de que expirara el plazo marcado para realizar incorporaciones en invierno, desembolsando casi 9 millones por el 50% de su pase. El futbolista confirmó su marcha al balompié árabe el 17 de julio y el Betis percibió por la mitad de sus derechos unos 7 millones de euros, con lo que la operación, 16 partidos y seis goles después, le supuso al club un déficit de dos millones de euros.

Pero la operación estrella del verano en Heliópolis, hasta el momento, se cerró en la tarde del martes. Mark González se marchó a la esteparia Rusia por un montante fijo de 6,5 millones de euros, que pueden aumentar en función de objetivos. El nuevo jugador del CSKA de Moscú llegó al Betis en el verano de 2007 procedente del Liverpool a cambio de 3,5 millones y una opción de compra que el club de Anfield Road nunca ejecutó. Así pues, los beneficios tras el paso de Mark por Heliópolis suman tres kilos, que pueden aumentar en escasas fechas.

Sumados estos activos, el Real Betis ha ingresado ya 15,5 millones de euros en fichajes, nada desdeñable para un equipo de Segunda, aunque esta cifra aumentará cuando se haga efectiva la venta de algún que otro futbolista que aún sigue en las filas verdiblancas como Emana, por el que pagaron 7 kilos al Toulousse, o Mehmet Aurelio, que llegó sin que mediara ningún traspaso.

MÁS AUSENTES.

Además de los citados, otros tres jugadores de los que sufrieron la pérdida de categoría abandonaron la disciplina bética sin que mediara ningún dinero de por medio. Son los casos de Monzón, que volvió a Boca Juniors tras no efectuar el Betis la opción de compra, Rivera, que se marchó al Sporting, Juanito, que firmó con el Atlético de Madrid, y Edu, que la pasada semana se despidió del beticismo para marcharse al Internacional de Porto Alegre. Otros, como José Mari, renovado con el Nastic, y Babic, ahora en el Zaragoza, abandonaron el barco bético antes de que se hundiese.

  • 1