Local

La oposición de Zimbabue pide gestiones

La oposición de Zimbabue afirmó que la crisis postelectoral que vive el país es extraordinaria y pidió "soluciones extraordinarias" de las naciones vecinas para que se fuerce al presidente Robert Mugabe a aceptar su derrota en los últimos comicios.

el 15 sep 2009 / 03:21 h.

TAGS:

La oposición de Zimbabue afirmó que la crisis postelectoral que vive el país es extraordinaria y pidió "soluciones extraordinarias" de las naciones vecinas para que se fuerce al presidente Robert Mugabe a aceptar su derrota en los últimos comicios.

"Hemos ganado las elecciones, pero Robert Mugabe y sus criminales han desatado una ola de violencia contra la gente", afirmó el presidente del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC, siglas en inglés), Morgan Tsvangirai, en una rueda de prensa que ofreció hoy en Johannesburgo.

Tsvangirai insistió en que las actas electorales colocadas a las puertas de los centros de votación tras los comicios del 29 de marzo le dan la victoria en las urnas, a pesar de que el Gobierno sostiene que todo indica que será necesaria una segunda vuelta.

La Comisión Electoral no ha difundido aún los resultados de las elecciones presidenciales, aunque sí ha cerrado el escrutinio de las parlamentarias que se celebraron simultáneamente.

"Por tres semanas llevamos esperando pacíficamente una transferencia del poder desde el viejo régimen a uno democráticamente elegido", afirmó Tsvangirai.

El líder de la oposición, que desde hace varios días vive fuera de Zimbabue por temores a que se pueda atentar contra su vida, pidió que los países de África del sur, que siguen de cerca la crisis postelectoral de Zimbabue, manden a esa nación un comité o un enviado especial "para hacerse cargo del tema".

El pasado fin de semana, los catorce países de la Comunidad para el Desarrollo de África del Sur (SADC) pidieron a la Comisión Electoral de Zimbabue que acelere la difusión de los resultados electorales, pero la petición hasta hoy no ha tenido eco.

El año pasado, la SADC encargó al presidente sudafricano, Thabo Mbeki, que mediara entre el Gobierno y la oposición de Zimbabue para que el país pueda superar la crisis más grave de su historia, pero su gestión obtuvo escasos resultados.

"Mbeki tiene que ser reemplazado en sus tareas, y se necesita una nueva iniciativa para la situación extraordinaria que se vive en este momento", afirmó Tsvangirai.

"No podemos esperar otro día u otra semana", insistió.

La declaración de Tsvangirai sobre Mbeki se produce días después de que, tras entrevistarse este último con Mugabe en Harare, el gobernante sudafricano negara que en Zimbabue hubiera una crisis postelectoral.

Esa declaración despertó muchas polémicas porque respaldaba la posición del régimen de Mugabe y estaba en contra del clamor internacional para que se resolviera cuanto antes una situación que puede desembocar en un baño de sangre.

"Tenemos una situación extraordinaria que requiere soluciones extraordinarias, y la iniciativa (de Mbeki) hay que expandirla", agregó Tsvangirai.

Dijo que ayer se reunió con el presidente de turno de la SADC y jefe de Estado de Zambia, Levy Mwanawasa, y dio a entender que en esa cita habló de la necesidad de que la organización adopte una nueva estrategia ante la crisis de Zimbabue.

Tsvangirai dijo que regresará a su país "cuando sea apropiado", sin dar detalles. "No estoy exiliado (...), pero no creo que deba ignorarse el elemento de riesgo, aunque sabemos los riesgos que corremos", insistió.

En las últimas horas el MDC ha denunciado la detención de decenas de militantes y partidarios de la oposición, así como el asesinato de dos de ellos. La Policía sostiene que estos últimos crímenes fueron delitos comunes sin vínculos políticos.

En la misma rueda de prensa, Tsvangirai se mostró a favor de que la ONU instale un tribunal penal internacional sobre Zimbabue, parecido al creado en otros países africanos al cierre de conflictos armados.

"La actual ola de violencia contra la gente debe parar, y la única forma de pararlo es que los que han cometido esos crímenes (sepan) que alguna vez tendrán que responder por ello", dijo.

Preguntado sobre qué tipo de justicia debe enfrentar el presidente Robert Mugabe, en el poder desde 1980, sostuvo que debe ser "la justicia de la gente".

"No queremos embarcarnos en una agenda de castigos, pero viendo lo que está ocurriendo ahora será muy difícil convencer a la gente de que perdone y que deje que (Mugabe salga del poder) libremente", afirmó Tsvangirai.

  • 1