Local

La oposición en bloque censura la remodelación en el Gobierno de Zapatero

Zapatero intentó ayer explicar en el Congreso la remodelación de su Ejecutivo, pero la explicación no convenció a nadie. Desde el Grupo Mixto hasta el PP, todos los partidos mostraron su descontento con la crisis en el Gabinete del presidente. El PNV, por su parte, escenificó su ruptura con el PSOE, del que criticó que está "endiosado y perdiendo su sitio".

el 16 sep 2009 / 01:43 h.

TAGS:

Zapatero intentó ayer explicar en el Congreso la remodelación de su Ejecutivo, pero la explicación no convenció a nadie. Desde el Grupo Mixto hasta el PP, todos los partidos mostraron su descontento con la crisis en el Gabinete del presidente. El PNV, por su parte, escenificó su ruptura con el PSOE, del que criticó que está "endiosado y perdiendo su sitio".

El presidente del Gobierno compareció en la sesión de control a petición propia y de 65 diputados de la oposición para explicar los cambios en el Gobierno. Justificó que la cumbre del G-20 en Londres marcó un "punto de inflexión" en la lucha contra la crisis, por lo que consideró que era "un buen momento" para darle un "nuevo impulso" a las medidas nacionales para abordar la situación y llevar a cabo cambios en su Gabinete ministerial.

Según el presidente, el objetivo fundamental de esta crisis era "acelerar la ejecución de las medidas" puestas en marcha para luchar contra la crisis y preparar "la segunda fase" de esta situación. Además, dijo, buscó "mantener bien vivas" las señas de identidad de un proyecto progresista "como son las políticas sociales y el prestigio de la cultura española". Sin embargo, las justificaciones del presidente no aplacaron las críticas del resto de los grupos. El presidente del PP, Mariano Rajoy, directamente dijo que "como siga así, [Zapatero] pronto hará oposición". Rajoy acusó al presidente de ser el "principal problema" de la actual situación por la que atraviesa España por su "curiosa forma de gobernar".

"Señor presidente, hay en España una grave crisis de confianza y el mayor responsable de esa grave crisis es usted y mi obligación como líder de la oposición y representante de más de diez millones de españoles es decírselo con claridad. Es usted", espetó. "Me reprocha que haga crítica de miembros de su gobierno pero oiga, ¿qué quiere? ¿que apoye a los miembros de su Gobierno? -exclamó- A mí no me gustan. Yo si tuviera que nombrar un gobierno no nombraría ninguno de los que ha nombrado usted".

Por su parte, las fuerzas de izquierda expresaron su escepticismo respecto a la eficacia de los cambios emprendidos en el Gabinete y emplazaron a Zapatero a pilotar un verdadero cambio de rumbo. Los portavoces de ERC, Joan Ridao, y de ICV, Joan Herrera, interpretaron el hecho de que el presidente haya relevado a seis ministros en tan sólo un año como prueba del fracaso de su gestión. Mientras tanto, los portavoces de los partidos integrados en el Grupo Mixto señalaron, con diferente grado de crítica, que la remodelación del Gobierno "se ha quedado coja" aunque algunos de ellos, como BNG, UPN o CC, tendieron la mano al Ejecutivo para llegar a acuerdos. CiU dijo que la remodelación del Gobierno es "más de lo mismo, pero sin Solbes".

En estas circunstancias, el PNV escenificó en el Congreso su ruptura con el presidente del Gobierno, a quien ve con credibilidad "cero", endiosado "por encima del bien y del mal" y "perdiendo su sitio en el albero". En representación del PNV, su portavoz en el Congreso, Josu Erkoreka, tildó de "inverosímil y extravagante" que Zapatero defienda su remodelación del Gobierno alegando que servirá para actuar "con energía y eficacia" contra la crisis. Entre otras cosas, dijo, porque no ha dado "ejemplo de austeridad". "No se puede estar pidiendo sacrificios a los ciudadanos, mientras se mantienen plataformas institucionales artificialmente infladas", señaló. En este sentido, la tercera vicepresidencia de Manuel Chaves fue especialmente criticada.

  • 1