Local

La OTAN afirma que los talibanes ordenaron atacar a los españoles

Un informe de la ISAF concluye que los terroristas coordinaron el atentado.

el 29 ago 2010 / 18:27 h.

TAGS:

Una investigación realizada por la OTAN concluye que el atentado en el que perdieron la vida dos guardias civiles y un traductor -que ya fue reivindicado por los talibanes- y el posterior intento de asalto a la base militar española de Qala e Naw, en el oeste de Afganistán, fueron "coordinados por terroristas", según informó ayer la organización militar a través de un comunicado.


La ISAF reconoció que Ghulam Sakhi, el miembro de la Policía afgana que disparó el pasado miércoles contra los dos militares españoles y su intérprete, fue arrestado y desarmado hace un año por tener "vínculos con los terroristas", aunque posteriormente fue puesto en libertad y se reincorporó a las filas del cuerpo policial. Según el informe, Sakhi, autor de los disparos que acabaron con las vidas del capitán José María Galera, el alférez Abraham Bravo y su traductor, un español de origen iraní, y que fue abatido luego por los compañeros de los fallecidos presentes en el lugar, era cuñado de un "conocido terrorista de la zona".


La Fuerza Internacional para la Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF en sus siglas en inglés), liderada por la OTAN, detalló que el Policía afgano tenía claro su objetivo puesto que "no abrió fuego contra nadie más e intentó escapar tras el asalto". Los investigadores aseguraron que "25 minutos" después del asesinato de los guardias civiles y su traductor tuvo lugar una "violenta" manifestación en las cercanías de la base española de Qala e Naw, ubicada en la provincia afgana de Badghis.


con premeditación. El equipo de investigación afirmó además que los ladrillos utilizados para atacar la base fueron "apilados" en el lugar antes de que diese comienzo la protesta y que algunos manifestantes a su llegada llevaban "granadas de mano, cócteles molotov y armas". Las fuerzas de la Policía afgana que se encontraban apostadas en el exterior repelieron el ataque y "tomaron el control de la situación", explicó la ISAF. En el enfrentamiento 25 personas resultaron heridas, once de ellas de bala, aunque la organización militar precisó que "ninguno de los heridos" fueron causados por sus tropas.


España cuenta en Afganistán con cerca de 1.500 hombres, la mayor parte militares, aunque hay varias decenas de agentes de la Guardia Civil encargados del adiestramiento de miembros de la Policía afgana.


Precisamente el atentado ha aumentado las voces que reclaman la retirada de España de Afganistán. Así, el secretario general de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), Alberto Moya, solicitó la retirada de los agentes en misión formativa porque "su seguridad no está garantizada", al tiempo que acusó al Ministerio del Interior de vetarles la asistencia a los funerales de los guardias civiles. Moya criticó la "precipitación" del Gobierno al enviar a los guardias civiles a realizar trabajos de instrucción y formación al país porque como reiteró, "la seguridad de los agentes no está asegurada". Al hilo, recalcó que los agentes destinados "son instructores" por lo que matizó que "tienen una misión exclusivamente de formación a la Policía afgana". Sin embargo, opinó que "en un país donde la misión militar se mezcla con la de reconstrucción, no es el ambiente más adecuado para que los guardias civiles puedan hacer su misión".

  • 1