Local

La OTAN augura un año duro de combates en Afganistán

Admite que su labor ha tenido resultados moderados con los talibanes.

el 11 jun 2010 / 20:08 h.

TAGS:

Un soldado italiano de la fuerza internacional ISAF monta guardia en una calle de Kabul.
La OTAN augura que las tropas que participan en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en Afganistán vivirán todavía momentos "duros" en los próximos doce meses por la resistencia que están ofreciendo los talibanes, especialmente en el sur del país. Además, no se descarta que el proceso de transición que quiere lanzarse el próximo noviembre sufra retrasos en esta zona.

Pese a todo, el comandante al frente de las tropas internacionales, el general norteamericano Stanley McChrystal, confía en lograr avances en todo el país hacia finales del presenta año, según indicó ayer el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, al término de la reunión de ministros de Defensa de la Alianza Atlántica. Gates admitió que el camino que hay por delante será "largo y duro".

McChrystal fue franco ante los ministros y les dijo que la nueva estrategia está funcionando y dando los resultados esperados, pero que los talibanes están resistiendo cada paso que dan las fuerzas aliadas, en palabras del secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen.

La OTAN también reconoció que su estrategia en Afganistán está ofreciendo "resultados moderados", por lo que pidió un poco más de paciencia mientras el envío de más tropas surte más efectos en las zonas arrebatadas a los talibanes. El avance, aunque lento, permite a la OTAN mantener su plan de decidir en noviembre próximo, con motivo de la cumbre que celebrará en Lisboa, el inicio de la transferencia de las responsabilidades de la seguridad a manos afganas en los distritos más tranquilos.

"Las operaciones en Afganistán están haciendo progresos moderados", señalaron los ministros en una declaración tras el debate, en la que destacaron las ofensivas en los reductos insurgentes de las provincias de Helmand y Kandahar, tanto a nivel militar como para promover la acción del Gobierno afgano y el desarrollo económico.
El secretario general, el danés Anders Fogh Rasmussen, destacó que las tropas de ISAF están actuando en "el corazón del territorio de los talibanes", y aseguró que "mantendremos el rumbo" por los resultados.

El envío de varias decenas de miles de soldados desde diciembre ha permitido a la OTAN aumentar la presencia en muchas zonas del país y comenzar a expulsar a los insurgentes de sus tradicionales feudos.

La insurgencia "ha perdido paulatinamente el control de algunos enclaves estratégicos" con las ofensivas en el sur del país, aseguró por su parte la ministra española, Carme Chacón, quien añadió que se mantiene el calendario para el inicio de la transferencia de la seguridad.

Sin embargo, dejó claro que ese proceso "debe ser sostenible e irreversible", por lo que se tomará el tiempo que haga falta a la hora de realizar la transferencia en las zonas menos seguras.

La ministra señaló que la revisión de la situación en Afganistán mostró ayer datos "muy positivos" respecto al progreso de las últimas ofensivas y al desarrollo y reconstrucción del país, incluso a pesar de la fuerte resistencia de los talibanes.

Por su parte, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general José Julio Rodríguez, indicó que el contingente español destinado en Afganistán no ha registrado un incremento de los ataques por parte de los insurgentes en las últimas semanas. "No hay una mayor incidencia de los ataques", afirmó Rodríguez, quien explicó que sí está habiendo "una mayor actividad de nuestras fuerzas".
En otro orden de cosas, Chacón, anunció que España y otros tres países -Lituania, Ucrania y Letonia- enviarán a Afganistán un equipo de 15 instructores para formar pilotos de helicópteros MI17, entrenamiento que tendrá lugar en la base de Herat.

  • 1