Local

La OTAN cuenta 125 víctimas tras el bombardeo de Kunduz

El bombardeo de la OTAN contra dos camiones cisterna el pasado viernes en Afganistán dejó alrededor de 125 muertos, según las primeras investigaciones de las fuerzas aliadas, y no 50 como se anunció en un principio, según publicó ayer el diario norteamericano The Washington Post.

el 16 sep 2009 / 08:17 h.

TAGS:

El bombardeo de la OTAN contra dos camiones cisterna el pasado viernes en Afganistán dejó alrededor de 125 muertos, según las primeras investigaciones de las fuerzas aliadas, y no 50 como se anunció en un principio, según publicó ayer el diario norteamericano The Washington Post.

Al menos 25 de los fallecidos no tenían relación alguna con la insurgencia talibán, según la OTAN. El rotativo norteamericano también asegura que la decisión de las tropas germanas de solicitar el ataque se produjo únicamente con un único informe. Además, las imágenes de los camiones cisterna que fueron secuestrados por las fuerzas insurgentes talibanes mostraban un centenar de personas alrededor.

Además, un documento interno que manejaba el Ejército alemán aseguró, por contra, que se trataba de rebeldes, lo que dejó vía libre a la solicitud para atacar. El ministro de Defensa alemán, Franz Josef Jung, rechazó las críticas de la comunidad internacional por el ataque: "No comprendo aquellas voces que, sin conocer las circunstancias o el trasfondo, critican tan pronto la actuación militar", declaró al diario Bild am Sonntag en su edición de ayer. Las críticas, añadió el ministro germano, "no hacen justicia a una difícil situación en la que nuestros soldados arriesgan su vida por la estabilidad en Afganistán y, con ello, por el interés de nuestra seguridad en Alemania". Jung defendió la decisión de los comandantes en Kunduz.

El ministerio alemán de Defensa continuó insistiendo en que el bombardeo de dos camiones cisterna en el norte de Afganistán el pasado viernes no causó víctimas civiles, pese a las críticas contra la operación de otros países aliados. Mientras tanto, la oposición verde y el partido de La Izquierda exigen explicaciones en el Bundestag -Parlamento alemán- sobre lo sucedido, a la vez que crecen las críticas contra la política informativa del ministro germano de Defensa. Un portavoz de su oficina reiteró ayer que en la operación militar ordenada por las fuerzas alemanas de la ISAF emplazadas en la localidad afgana de Kunduz murieron más de 50 personas, pero que todas ellas eran guerrilleros talibanes que habían participado en el robo de los dos camiones de combustible.

El portavoz calificó de "cifras absolutamente incomprensibles" las que ofrecen algunos medios, que se remiten a fuentes de la OTAN y hablan de hasta 125 muertos en el bombardeo, muchos de ellos civiles, mujeres y niños inclusive. "Seguimos sin tener constancia de que hubo civiles muertos", dijo el portavoz del ministerio germano de Defensa en contraste con las informaciones procedentes de Afganistán y que reflejan varios medios occidentales que afirman lo contrario.

Por su parte, el líder parlamentario de los verdes, Jürgen Trittin, exigió ayer que la canciller alemana, Angela Merkel, comparezca ante el parlamento para ofrecer una declaración de Gobierno sobre la operación militar y acusaron a ésta y a su ministro de Defensa de tratar de "ocultar la verdad sobre el fatal bombardeo en Afganistán". "La muerte y las heridas sufridas por numerosos civiles suponen una escalada dramática de la intervención bélica del Ejército federal en Afganistán", dijo por su parte Dagmar Enkelmann en nombre del partido de La Izquierda. Por último, el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, subrayó que Francia considera prioritario que se aclaren las circunstancias y el saldo definitivo de víctimas del bombardeo de la OTAN del pasado viernes.

  • 1