Local

La OTAN envía más barcos al Mediterráneo por la crisis en Libia

La Unión Europea acuerda ampliar las sanciones a Gadafi.

el 10 mar 2011 / 21:16 h.

TAGS:

Milicianos rebeldes rezan durante una tregua en medio de la dura ofensiva de las brigadas de Muamar el Gadafi, en Ras Lanuf, en el día de ayer.

Los enfrentamientos entre las fuerzas afines al líder libio, Muamar el Gadafi, y los opositores al régimen no cesan y ante esta crisis la OTAN acordó ayer aumentar su presencia en el centro del Mediterráneo para controlar el embargo de armas aprobado por la ONU, según confirmó el secretario general aliado, Anders Fogh Rasmussen.

El danés no precisó sobre el número exacto de barcos que se desplegarán en la zona, aunque la ministra de Defensa española, Carme Chacón, anunció que España desplazará al submarino Mistral, integrado en la operación antiterrorista de la OTAN Active Endeavour y que cuenta con unos 70 efectivos.

Rasmussen, en una rueda de prensa posterior a la reunión de ministros de Exteriores en Bruselas, confirmó que los aliados estudian "acciones adicionales" para poner en marcha una zona de exclusión aérea sobre Libia en caso de que reciban una orden del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El secretario general de la OTAN justificó la medida en base a que "cada día, cada hora" los aliados reciben informaciones "de nuevas violaciones perpetradas por el régimen libio contra los civiles" y dejó claro que la Alianza intervendrá en Libia si se constata "una necesidad demostrable para que la OTAN actúe", si cuenta "con una base legal clara" para hacerlo y si cuenta con "fuerte apoyo regional".

Pero no sólo la OTAN ha dado un paso al frente para frenar al régimen de Gadafi. También la Unión Europea (UE) decidió ayer ampliar las sanciones contra Gadafi por usar la violencia contra su población, congelando los activos financieros en suelo europeo del fondo soberano, del Banco Central de Libia, y de otras tres entidades financieras.

Al margen de la UE, Francia anunció ayer que reconoce al rebelde Consejo Nacional Libio como el legítimo representante de los ciudadanos de Libia y por ello enviará a un embajador a la ciudad de Benghazi, donde tiene su sede este órgano. Además, recibirá a un emisario de las fuerzas contrarias a Gadafi en París, según anunció un portavoz del Elíseo al término de la reunión entre el presidente galo, Nicolas Sarkozy, y emisarios de los sublevados libios.

En la misma línea se pronunció ayer el pleno del Parlamento Europeo que aprobó -por 584 votos a favor, 18 en contra y 18 abstenciones- una resolución en la que insta a la UE a reconocer al Consejo Nacional libio -una medida que España considera prematura- y a estudiar la posibilidad de decretar una zona de exclusión aérea para impedir que Trípoli continúe bombardeando a los civiles si cuenta con la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU.

De hecho hoy, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE exigirán a Gadafi que deje el poder y cese los ataques contra la población civil, pero continuarán la discusión sobre cuál debe ser la respuesta europea a la crisis, en especial si es conveniente lanzar algún tipo de operación militar. Una opción que ya baraja EEUU al plantearse la posibilidad de activar la zona de exclusión aérea.

Gadafi toma posiciones. Mientras la comunidad internacional debate qué medidas adoptar para frenar la violencia, los combates no cesan y las fuerzas leales a Gadafi van tomando posiciones. La televisión libia informó de que las fuerzas gubernamentales han limpiado de "bandas armadas" Ras Lanuf, aunque los rebeldes niegan esta versión. Además, la estratégica ciudad de Zawiya, a unos 50 kilómetros de Trípoli, también ya está en poder de las fuerzas de Gadafi, después de cinco días de intensos bombardeos, según informó desde el terreno el corresponsal de la BBC.
Ante este avance de las fuerzas del líder libio, su hijo Saif al Islam Gadafi aseguró que el Gobierno libio no se rendirá incluso si las potencias occidentales intervienen en el país y señaló que ha llegado el momento de una operación a gran escala contra los rebeldes. En una entrevista concedida a Reuters, dejó claro que ya no hay ninguna opción de negociación con los rebeldes y señaló que el régimen está comprometido a introducir "la democracia y la libertad".

De toda esta violencia tampoco se escapa la prensa internacional. Las fuerzas de Gadafi, detuvieron y golpearon durante 21 horas a tres periodistas de la BBC cuando intentaban alcanzar la ciudad de Zawiya, y los corresponsales Ghaith Abdul-Ahad y Andrei Netto, de The Guardian y del diario brasileño Estado de Sao Paulo, respectivamente, se encuentran detenidos.

  • 1