Local

La OTAN investiga la muerte de 61 inmigrantes por supuesta falta de auxilio

Un helicóptero militar les avistó y también estuvieron muy cerca de un buque de la Alianza.

el 09 may 2011 / 11:15 h.

TAGS:

Inmigrantes libios llegan a las costas de la isla italiana de Lampedusa.
La OTAN está investigando el supuesto incidente denunciado por algunos inmigrantes indocumentados procedentes de Libia acerca de que unidades militares europeas y de la Alianza habrían hecho caso omiso de sus peticiones de socorro. Como consecuencia, unos sesenta inmigrantes africanos habrían muerto en el Mediterráneo, según informa este lunes el diario británico The Guardian, que se basa en declaraciones de los supervivientes, a los que las corrientes devolvieron de nuevo a Libia.

"Estamos intentando verificar" la información, dijo una portavoz de la organización, quien añadió que se investiga qué unidades navales pudieron estar en la zona a finales de marzo, cuando la embarcación en la que viajaban los inmigrantes sufrió una avería. Los buques de la Alianza "son conscientes de sus obligaciones de salvaguardar vidas en el mar", recalcó.

La portavoz aseguró que todos los buques militares, incluyendo los de la OTAN, están sujetos al derecho marítimo internacional, una de cuyas bases es la obligación de todos los barcos de atender las llamadas de socorro de los barcos que se encuentran en las proximidades y a prestar auxilio. En este sentido, recordó que unidades navales de la Alianza Atlántica salvaron a finales de marzo a dos embarcaciones en apuros con inmigrantes procedentes de Libia, que llevaban unos 300 y 210 pasajeros a bordo. La información del diario británico menciona que un portaaviones vio al buque, sin auxiliarlo, y que podría ser el francés Charles de Gaulle, la única unidad militar de ese tipo en el Mediterráneo occidental en esos momentos.

La OTAN considera el informe erróneo

La OTAN consideró "erróneas" las afirmaciones de que supuestamente sus navíos hicieron caso omiso de las peticiones de auxilio de inmigrantes indocumentados procedentes de Libia, al señalar que sólo uno de sus barcos se encontraba de servicio esos días y a más de 100 millas náuticas del lugar.

La portavoz de la OTAN, Carmen Romero, respondió así en unas declaraciones a la prensa tras ser preguntada por la información del diario británico The Guardian, que se basa en declaraciones de los supervivientes, a los que las corrientes devolvieron de nuevo a Libia, y menciona que un portaaviones aliado avistó el buque averiado en el que viajaban los inmigrantes, sin auxiliarlo. "Sólo un portaaviones estaba bajo el mandato de la OTAN esos días, el barco italiano Garibaldi, señaló la portavoz. Indicó que, durante el periodo en cuestión, esa embarcación operaba a "más de 100 millas náuticas mar adentro", por lo que subrayó que "cualquier afirmación de que un portaaviones de la OTAN encontró y después ignoró al buque en peligro es errónea".

En ese sentido, recordó que los buques de la Alianza Atlántica conocen sus responsabilidades respecto de las disposiciones de seguridad de la vida en el mar (SOLAS) contenidas en la Ley Marítima Internacional. Romero especificó que durante la noche del 26 al 27 de marzo varias unidades de la OTAN estuvieron implicadas en dos incidentes diferentes relacionados con la seguridad de la vida en el mar en esa región. El primero de ellos ocurrió a 50 millas náuticas al norte-noreste de Trípoli, en el que cerca de 300 personas fueron rescatadas y, el segundo, en el que se vio envuelto un buque con 210 personas a abordo, sucedió en una posición similar, apuntó.

En ambos casos, los rescatados fueron transferidos a Italia con la asistencia de las autoridades de ese país. La portavoz recalcó que las unidades militares de la Alianza que participaron en esos rescates "ni vieron ni oyeron ninguna señal de otras embarcaciones en el área" cuya seguridad estuviese amenazada.

  • 1