Local

La OTAN investiga la muerte de 61 inmigrantes que murieron sin ayuda

El diario británico publica que varias unidades de la Alianza Atlántica no ayudaron a un barco que se encontraba a la deriva.

el 09 may 2011 / 19:11 h.

TAGS:

Guardias costeros ayudan a una embarcación recién llegada de Libia en Lampedusa

La OTAN confirmó ayer que investigará la información publicada por el diario británico The Guardian según el cual varias unidades de la Alianza Atlántica no prestaron asistencia a un barco con más de 60 inmigrantes africanos a la deriva procedente de Libia, lo que llevó a la muerte de 61 de ellos por hambre y sed.
"Estamos investigando las alegaciones del diario. Espero tener una reacción pronto", señaló ayer la portavoz de la Alianza, Carmen Romero, en declaraciones a Reuters, en las que aseguró que "los barcos de la OTAN son plenamente conscientes de sus responsabilidades en lo que respeta al derecho internacional marítimo y al salvamento de vidas en el mar".


Según el diario británico, al menos 61 inmigrantes africanos murieron de hambre y sed el pasado marzo en el mar Mediterráneo tras quedar a la deriva el barco en el que trataban de llegar a la isla italiana de Lampedusa y no ser socorridos por los barcos que la OTAN tiene desplegados en la zona en el marco de la operación en Libia.
Según precisó el rotativo británico, un barco con 72 personas, incluidos mujeres, niños y refugiados políticos, quedó a la deriva a finales de marzo tras partir desde Trípoli y, pese a que pidió ayuda a los Guardacostas italianos y contactó con un helicóptero militar y un buque de guerra de la OTAN, no se llevó a cabo ninguna operación de rescate, precisa el rotativo.


La investigación realizada por el diario británico le ha permitido averiguar que el barco partió con 72 inmigrantes a bordo -47 etíopes, siete nigerianos, siete eritreos, seis ghaneses y cinco sudaneses- de la capital de Libia el 25 de marzo. De ellos, 20 eran mujeres y dos niños, uno de ellos de solo un año de edad.
El destino final de la embarcación era Lampedusa, pero tan solo 18 horas después de salir el bote comenzó a sufrir problemas y a perder combustible. Entonces, los inmigrantes utilizaron el teléfono vía satélite para llamar a un religioso al frente de una ONG en Roma, quien a su vez contactó con los guardacostas italianos.
Estos aseguraron que se había dado la alarma a las autoridades competentes y se había determinado que el barco estaba a unas 60 millas de Trípoli. A continuación, un helicóptero militar sobrevoló el barco e hizo llegar botellas de agua y paquetes de galletas a los pasajeros, a los que se pidió que permanecieran a la espera de que otro barco viniera a rescatarles.


Sin embargo, según lo relatado por los supervivientes y por las personas que hablaron con los inmigrantes mientras estuvieron en el mar, ningún barco fue a socorrerlos.
aviso a malta. Además, según The Guardian, ningún país ha reconocido haber enviado el helicóptero, aunque un portavoz de los guardacostas italianos indicó que se avisó a Malta de que "el barco se dirigía a su zona de búsqueda y rescate y se emitió una alerta para que los barcos buscaran el bote, obligándoles a intentar un rescate". Desde Malta se niega ninguna implicación en el caso denunciado.
Como la ayuda no llegaba y apenas quedaba combustible, el capitán del barco, un ghanés, intentó llegar hasta Lampedusa, pero el 27 de marzo la embarcación perdió el rumbo definitivamente, se quedó sin combustible y a la deriva.


En un momento dado, hacia el 29 o el 30 de marzo, el barco fue llevado a las proximidades de una embarcación de la OTAN. Según los supervivientes, dos cazas despegaron del buque y sobrevolaron el barco mientras los inmigrantes les mostraban a los dos niños. Tampoco entonces recibieron ayuda. A partir de ese momento, sin alimentos ni agua, los inmigrantes comenzaron a morir uno a uno.
El diario británico ha llegado a la conclusión de que el buque de la OTAN era el barco francés Charles de Gaulle. Inicialmente, las autoridades navales del país galo negaron que el portaaviones se encontrara en la zona en esas fechas y luego se negaron a comentar las noticias publicadas que indicaban que dicha información no era cierta.


Finalmente, el 10 de abril, el barco llegó a una playa cerca de la localidad libia de Zlitan. Sólo once de los 72 inmigrantes que viajaban a bordo seguían con vida; uno de ellos falleció casi inmediatamente después de llegar a tierra y otro murió poco después en prisión, ya que las fuerzas gubernamentales detuvieron a los inmigrantes durante cuatro días.


Según Romero, el único portaaviones que ha participado en la operación en Libia es un italiano. La portavoz de la Alianza Atlántica precisó que en la noche del pasado 26 al 27 de marzo, varias unidades de la OTAN participaron en el rescate de más de 500 personas de dos barcos de inmigrantes en una zona a unas 15 millas náuticas al norte-noreste de Trípoli.

  • 1