Local

La otra cara del Distrito Sur

Los diferentes programas de integración del distrito Sur vuelven. El objetivo principal es educar en valores, concienciar a la población de cuál es la forma correcta de actuar, formar y alfabetizar a los vecinos.

el 15 sep 2009 / 11:23 h.

TAGS:

Los diferentes programas de integración del distrito Sur -Per siras, La esperanza, Aquí pintamos tod@s y Cafelito con arte- vuelven. El objetivo principal es educar en valores, concienciar a la población de cuál es la forma correcta de actuar, formar y alfabetizar a los vecinos y abrirles el camino en el mercado laboral.

Los frutos del continuo trabajo en el distrito con mayores problemas de exclusión social ya se están empezando a ver. La coordinadora del Ayuntamiento de Dos Hermanas para ello, Mercedes Cordero, insiste en que se está consiguiendo realizar un cambio profundo en la gente, "desde dentro hacia afuera". En su opinión, "es lo que más trabajo cuesta y más tiempo lleva, convencer y concienciar a la gente de cómo debe actuar, pero una vez que los vecinos están convencidos se convierten en motor del cambio".

La representante municipal subraya en que también es muy importante dejar de estigmatizar estos barrios ya que actualmente están "normalizados". En la misma línea, apunta: "No hay que caer en la complacencia de trasmitir esa dependencia de las administraciones o las organizaciones de caridad, sino que dejar atrás la estigmatización del distrito, dejando sin argumentos a la gente que habla de este entorno en términos de marginación, de drogas, de delincuencia...".

Ella presenta otra realidad conseguida tras muchos años de trabajo: los niños van al colegio, la gente a trabajar, las mujeres se forman... "Éste es el día a día de su gente", asevera. Pese a que reconoce que hay gente con necesidades grandes, precisa que es "un porcentaje mínimo, como ocurre en cualquier otro barrio de cualquier ciudad". Eso sí, aclara que esta situación "no quiere decir que haya que dejar de actuar: hay mucho por hacer aún".

Uno de los proyectos más exitosos es el citado programa Per siras. Un total de 18 mujeres becadas participan en este proyecto, que alcanza ya su séptima edición. En esta ocasión, muchas de las alumnas son madres adolescentes con carencias en la organización del hogar y sin habilidades domésticas.

Entre los objetivos del proyecto, figura la formación de las participantes en las habilidades domésticas. También se las educa desde el punto de vista higiénico sanitario, se dan clases de lectura y escritura y se realiza una labor de acompañamiento para la inserción en el mercado laboral.

El segundo programa con más éxito es La esperanza. Una veintena de jóvenes en riesgo de exclusión social o con alguna problemática específica participan en este programa. Junto con módulos de jardinería, limpieza, albañilería y pintura, reciben clases de lectura y escritura y educación en valores. También se realiza un acompañamiento para la búsqueda de empleo.

Entre tanto, en el programa Aquí pintamos tod@s se implica a los vecinos en el adecentamiento de sus bloques. El Ayuntamiento de Dos Hermanas les facilita los materiales y ellos ponen la mano de obra para que sus barrios tengan mejor cara.

Finalmente, unas 30 mujeres y dos hombres participan en Cafelito con arte, destinada a personas sin ingresos o con pocos recursos y con nula o baja cualificación para aprender técnicas de manualidades y poder vender posteriormente los trabajos que realizan con sus propias manos.

  • 1