Local

La otra contabilidad de Mellet

Se ocultó un regalo a ex trabajadores y se usó dinero condicionado a un concurso.

el 28 ene 2010 / 22:47 h.

TAGS:

En 2008, Mercasevilla pagó 256.624 euros a nueve trabajadores prejubilados, que se habían acogido previamente al ERE. Este "regalo", que ni siquiera el comité ha podido averiguar a quién fue dirigido y por qué, no sólo se ocultó completamente en el balance gastos de las cuentas, sino que no se pagó a Hacienda, y fue tras la dimisión de Fernando Mellet cuando se autorizó el abono de 24.648 euros pendientes. Ésta es una de las numerosas irregularidades contables que deja al descubierto la auditoría de Deloitte y que han hecho que la empresa pase de presentar su primer balance positivo de la historia a estar al borde de la quiebra y con un agujero de 14 millones de euros.

Los ejemplos son numerosos. Para poder comprar en Mercasevilla los minoristas tienen que abonar un canon que queda guardado como fianza. Lo mismo ocurre con los mayoristas, que deben mantener ese dinero aparcado como garantía por la peculiar relación que mantienen con la empresa. En total, hay asignados 1,4 millones de euros. La cantidad está ahí, pero Deloitte se ha encontrado con un obstáculo: "Hasta la fecha no hemos podido obtener un listado detallado por operador, sin que sea posible por tanto concluir la razonabilidad del citado importe". Es decir, que no se sabe quién ha pagado, cuándo ni cuánto.

La situación viene de lejos. Según la auditora, de los ejercicios anteriores a 2008 se arrastran unas pérdidas ocultas de 856.000 euros. Pero es a partir de 2007 cuando la trama de irregularidades se va enredando hasta estallar con la supuesta petición de 450.000 euros en comisiones a los empresarios de La Raza. En 2007 se firma el ERE y se consignan 9 millones de euros que debía abonar la Junta sin que haya aparecido hasta ahora ni un sólo documento firmado por Empleo. Ese mismo año empiezan a reclamarse pagos a Sando, la empresa adjudicataria de los terrenos de Mercasevilla, que ya había pagado cinco millones. Se le recaudaron 1,1 millones de euros, que pasaron a engrosar la cuenta de ingresos pese a estar sujetos a la adjudicación del proyecto de la construcción de la nueva Mercasevilla en Majarabique. Los gestores consignaron ese dinero en las cuentas como si ya estuviese asignado y fuese seguro, pese a que el traslado ni había empezado.

Pero hay más. Según los datos de la auditoría a Mercasevilla le deben 1,4 millones de euros, y la mayor proviene de pagos de minoristas no efectuados; incluso se dejaron de abonar en 2008 los dividendos que le correspondían al Ayuntamiento por unos supuestos beneficios y se incluyeron como capital de la empresa para mejorar la cuenta de resultados.

Con estas irregularidades sobre la mesa se rehicieron las cuentas. Para evitar la quiebra se abrió una partida de dinero pendiente de pago de la Junta en concepto del ERE que en principio no se llegará a abonar, y se empezaron a plantear escenarios aún peores por tres factores. En primer lugar, se da por probable que la juez va a anular la adjduciación a Sando y se provisionan fondos ante "la presumible devolución" de 6 millones de euros más intereses. En segundo lugar, hay abierta una investigación por parte de las autoridades fiscales. Por último, quedan las multas de la Junta por venta de inmaduros.

Mercasevilla tiene dos meses para redefinir su rumbo y, si la Junta no interviene, acabará arrastrando al Ayuntamiento, si éste quiere evitar su quiebra.

  • 1