La otra gran batalla por la puerta del Alcázar de Arriba de Carmona

El Ayuntamiento pugna con Paradores de Turismo por el uso de la entrada.

el 26 sep 2009 / 18:29 h.

Muchos fueron los que, a lo largo de los siglos, pugnaron por el control del Alcázar de Arriba. En esta ocasión no son almohades ni cristianos, sino el propio Ayuntamiento de Carmona y la dirección de Paradores de Turismo los que luchan por el uso de su entrada.

No se trata de una batalla encarnizada por su control, sino de un trámite burocrático que impide que los turistas que visitan el recinto accedan a él por la puerta principal. La polémica se remonta al mandato del ex alcalde, Sebastián Martín Recio (IU). Éste firmó un convenio con la anterior dirección de Paradores de Turismo para que se accediese al Alcázar de Arriba por una abertura en la muralla situada en la parte posterior del recinto. Paralelamente, inició los trámites para la regresión del complejo, en manos del Gobierno de la Nación, al Ayuntamiento de Carmona , un deseo que se hizo realidad hace poco más de un año.

Tras las excavaciones arqueológicas y en vistas a su próxima puesta en valor, la concejalía de Turismo y Patrimonio, encabezada por María de los Ángeles Iglesias, está haciendo todo lo posible para firmar un nuevo convenio que permita acceder al recinto por su puerta principal. El problema viene de que esa misma puerta principal es la que da acceso al Parador Nacional de Turismo de Carmona, emplazado en un extremo del conjunto y en el patio de armas. Por ello desde el hotel se preguntan en qué modo el acceso por esta puerta principal podría incomodar a sus huéspedes y al negocio.

Tras varias reuniones entre los representantes de Paradores de Turismo y el alcalde de Carmona, Antonio Cano (PSOE), todo parece indicar que "la disposición a colaborar es plena, aunque prefieren observar nuestras alternativas de entrada in situ", según sostiene el primer edil, en referencia a una visita que realizarán al lugar. Paralelamente, los técnicos municipales presentaron un informe con más de 20 paradores de España que coinciden en valor histórico y turístico con el de Carmona. En ellos se estudia al detalle la baja incidencia que tiene el uso compartido de los accesos como pretenden ahora conseguir en Carmona.

El Alcázar de Arriba se convertirá tras su puesta en valor en todo un referente de Carmona. La empresa encargada ya terminó las excavaciones arqueológicas para las que se destinaron más de 300.000 euros. Por su parte, el Ministerio de Cultura destinará un total de 700.000 euros para la restauración del entorno. Concretamente esta inversión se centrará en la torre situada en el extremo occidental del recinto y en la puerta principal que, en el caso de prosperar el convenio que se quiere firmar con Paradores de Turismo, dará acceso a la visita de los turistas al complejo. Del mismo modo, la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte y el Ayuntamiento de Carmona destinarán alrededor de 300.000 euros para la creación de un centro de visitantes en el recinto. Junto a paneles informativos contará con un sistema de pasarelas que permitirán observar todos los hallazgos encontrados en la primera fase, además del proceso de restauración en marcha.

El plazo para la respuesta en valor del conjunto vence a finales de 2010, aunque si se retrasan algo en los trabajos de restauración no se descarta la petición de una prórroga para que "este proyecto tan importante para Carmona y su historia sea por fin una realidad".

  • 1