Local

La pandemia de gripe obliga a estar alerta

La Organización Mundial de la Salud declaró ayer oficialmente que la epidemia de la nueva gripe se ha convertido en una pandemia. La elevación hasta el máximo nivel de alerta sanitaria obedece más a la constatación de que el virus se transmite ya sin freno por los cinco continentes que a una variación del diagnóstico, dado que hasta el momento la mayoría de los afectados sufren un proceso menos severo incluso que el de la gripe común.

el 16 sep 2009 / 04:09 h.

La Organización Mundial de la Salud declaró ayer oficialmente que la epidemia de la nueva gripe se ha convertido en una pandemia. La elevación hasta el máximo nivel de alerta sanitaria obedece más a la constatación de que el virus se transmite ya sin freno por los cinco continentes que a una variación del diagnóstico, dado que hasta el momento la mayoría de los afectados sufren un proceso menos severo incluso que el de la gripe común.

La gran alarma social desencadenada a raíz de las primeras noticias del brote de gripe H1N1 a finales de abril en México se ha convertido en un relativo desinterés ciudadano a medida que el desarrollo de la enfermedad ha ido revelando su carácter leve en la mayoría de los casos. De momento, los últimos datos confirman que se han producido alrededor de 29.000 casos en todo el mundo, de los cuales 144 han fallecido y la inmensa mayoría están ya restablecidos. En España se registran 488 casos, 139 en 22 centros escolares de la Comunidad de Madrid. La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, lanzó ayer un mensaje de tranquilidad tras declararse la pandemia, insistiendo en que se ha elevado el nivel de alerta porque el virus se transmite muy fácilmente y no por su gravedad.

Ahora bien, los especialistas que al principio de la epidemia provocaron el pánico asegurando que la gripe H1N1 era una amenaza para la humanidad -aunque han moderado el tono de sus intervenciones-, siguen recomendando no bajar la guardia porque, de igual forma que la gripe estacional que aparece cada invierno es capaz de mutar en poco tiempo, nadie está en condiciones de prever hacia dónde puede cambiar esta nueva cepa gripal. El principal temor de los especialistas es que adquiera las características del H5N1 (el virus de la gripe aviar) y se vuelva altamente mortífero. Sólo la posibilidad de que esto ocurra es suficiente para justificar e incluso promover todas las medidas de alerta sanitaria que sea necesario adoptar.

  • 1