Deportes

La parábola del hambre, la ansiedad y el juez verdugo

Un Gerena soberbio doblega a un desquiciado Alcalá. Fariñas Rodríguez asume el papel protagonista con un arbitraje sibilino.

el 01 may 2014 / 22:23 h.

IMG_9702 El minero Juan Martín presiona a Tena. Foto: Bernardo Ruiz. Gerena y Alcalá son, con diferencia, los dos conjuntos que mejor propuesta ofrecen. En un envite total, el cuadro minero explotó su manual de estilo ante un rival con el depósito en la reserva y desquiciado por la labor de Fariñas Rodríguez, un árbitro de criterio demencial capaz de enervar a un hipotenso con síntomas de aburrimiento. Los anfitriones han enfilado el último tramo del torneo henchidos de moral y con su plan más claro que en el estío, un aval con el que ocultaron las virtudes de un bloque alcoreño que cede la tercera plaza en favor del Ceuta. De inicio, José Juan Romero, técnico rojinegro, apostó por un 4-2-3-1 en el que Kiki asume el papel de cerebro por inercia. Rafa, con el brazalete y los galones, fue un coloso que castigó a Tena y Jairo Caballero, abrasados por el sol. Iván perdonó antes de fijar diana tras un sedoso centro del exbético Fran Ávila. El duelo era intenso y el Alcalá buscaba articular su filosofía a través de Gonzalo y Boris, que retrocedían en exceso su posición para fabricar peligro. Luisma, con una manopla de portero de nivel, aplazó el 2-0 antes del intermedio y justo después de un conato del propio Boris. Fue en el segundo acto cuando el Alcalá creció hasta aceptar el combate cuerpo a cuerpo. El fútbol era el protagonista y el vocablo balón en largo una extraña palabreja ausente del diccionario. Hasta que Fariñas Rodríguez se disfrazó de protagonista. Sin favorecer al Gerena, que dominaba gracias a su ansiedad y su hambre, desquició al Alcalá. En una combinación a tres toques entre Gonzalo, Boris y Son, el plantel de la Avenida de Santa Lucía obró el 1-1. El gol multiplicó los decibelios, alteró al juez y enojó al Gerena, que celebró un 2-1 que sólo fue una falsa alarma. Y antes de alcanzar el 70', el desenlace prematuro. Expulsión de Tena y gol de Francis de penalti. La forma más cruel de desvirtuar una lucha de alto voltaje entre dos equipos con ADN de campeón. Uno, el Alcalá, buscará el milagro en el play-off, y otro, el Gerena, lamentará la ausencia de un '9' de instinto asesino. El gol es caro. La ambición no se traspasa. Ficha técnica: Cobre Las Cruces Gerena: Fermín; Rafa Navarro, Nacho, Tena, Fran Ávila; Kiki, Juan Martín (Luis, m. 70); Iván, Chuli, Rafa (Joaquín, m. 66); y Francis (Edu, m. 89). CD Alcalá: Luisma; Ávila, Serrano, Pulido, Álex del Río; Gonzalo, Jairo Caballero, Boris (Fernández, m. 80); Son; y Salvi (Saborido, m. 69). Árbitro: Fariñas Rodríguez, de Cádiz. Expulsó a los visitantes Tena (m. 68) y Pulido (m. 92). Amarilla a los locales Nacho y Francis; y a los visitantes Ávila y Saborido. Goles: 1-0, Iván (m. 30). 1-1, Son (m. 63). 2-1, Francis, de penalti (m. 68). 3-1, Edu (m. 94). Incidencias: 500 espectadores.

  • 1