Local

La patrona de Utrera reestrena el manto que lució durante la coronación

Entre el patrimonio que posee la Virgen de Consolación, una de las joyas más destacadas es un manto del siglo XIX que la patrona de Utrera lució durante su coronación, el 1 de mayo de 1964.

el 16 sep 2009 / 07:54 h.

TAGS:

Entre el patrimonio que posee la Virgen de Consolación, una de las joyas más destacadas es un manto del siglo XIX que la patrona de Utrera lució durante su coronación, el 1 de mayo de 1964. Estos días, la Virgen de Consolación está reestrenándolo, después de las labores de restauración llevadas a cabo sobre la pieza, que ahora muestra una imagen distinta a la que todos los vecinos conocían de esta gran pieza de bordado.

La galería de arte Garduño se encargó del proyecto que permite por fin recuperar este manto, que presentaba "el terciopelo bastante deteriorado, con manchas, desgarros y roturas, así como el bordado en oro deshilachado, estropeado y sucio por el paso del tiempo", según explicó el responsable del mencionado taller, Luis Miguel Garduño.

Fundamentalmente, el trabajo realizado consistió en el recorte de las piezas bordadas y su paso a terciopelo nuevo, sustituyendo el hilo estropeado por otro, para "recuperar el color original de la época". En varios casos, fue necesario "rehacer algunas piezas nuevas y crear otras porque estaban muy deterioradas", según señaló el bordador.

Pero, además de lo habitual, el manto de la Virgen de Consolación llega con una modificación en la posición de sus bordados con respecto a la imagen que presentaba antes de entrar en el mencionado taller. Y es que, con motivo de la coronación, la patrona de la ciudad fue restaurada y varió de tamaño, por lo que la pieza también tuvo que ser reestructurada, "sufriendo modificaciones en cuanto al dibujo original del siglo XIX, para recomponer el manto". Para ello, se emplearon fotografías anteriores a 1964, con las cuales fue posible observar el diseño. "El manto tiene una cenefa perimetral que fue rota, siendo disgregadas sus piezas, y ahora se han rescatado para reconstruir la orla", prosiguió el experto. Una vez recuperado el diseño original, también "se le añadieron al manto, a petición de los responsables del patrimonio de la Virgen de Consolación, algunas pequeñas piezas para mejorarlo y enriquecerlo".

El trabajo realizado sobre la ropa de la patrona, así como en la del Niño Jesús que sostiene en su mano, supusieron hasta ocho meses y un total de 3.000 horas de trabajo por parte de los miembros del taller. Tras esta labor tan ardua, las hojarascas y flores que integran el manto lucen su hilo de oro fino sobre el nuevo terciopelo de Lyon, "el mejor que existe actualmente".

El proyecto de restauración del manto fue posible gracias al dinero recaudado por las personas que, voluntariamente, se encargan de la limpieza del santuario de Consolación, colaborando también los fieles de la venerada talla. Para todos ellos, el profesional tuvo palabras afectuosas y agradeció "el entusiasmo que tienen y la labor que realizan a favor de la patrona de Utrera".

La Virgen de Consolación luce ya el manto, coincidiendo con los cultos en su honor, que son hasta el 7 de septiembre, a partir de las 7.00 y las 20.30 horas.

  • 1