Economía

La patronal andaluza de energías ‘verdes’ cifra en 400 millones el nuevo ‘tijeretazo’

La Junta prepara alegaciones al borrador ministerial que recorta nuevamente las primas públicas a las renovables con la eólica como principal perjudicada esta vez. Iberdrola ‘se libra’ en la región.

el 06 feb 2014 / 23:42 h.

TAGS:

LA BUENA COLOCACION DE LOS AEROGENERADORES REDUCE LA MORTANDAD DE LAS AVES La nueva vuelta de tuerca que el Ejecutivo central prepara en las primas a las energías renovables esta vez afecta con especial virulencia a los parques eólicos, en concreto a aquéllos que se instalaron con anterioridad a 2005 y que el Ministerio de Industria considera que han amortizado suficientemente las inversiones ejecutadas en su día. Las empresas implantadas en Andalucía, agrupadas en la patronal Aprean, discrepan del argumento, y advierten de que el recorte en las subvenciones públicas rondará los 400 millones de euros para una comunicad autónoma que ha apostado con fuerza por las energías verdes procedentes del viento y del sol y sufre un varapalo tras otro. La Junta de Andalucía ya tiene en sus manos el borrador de la nueva legislación estatal concebida por el departamento de José Manuel Soria. Lo está analizando y presentará sus alegaciones en próximas semanas, comentaron fuentes de la Consejería de Economía. Preocupación hay porque la inestabilidad jurídica, surgida por el perpetuo vaivén en la política de ayudas –ahora te incentivo, ahora te quito–, no sólo ha traído un parón en las inversiones, sino que retrae las que pudieran realizar las eléctricas ya implantadas en el territorio regional. El revés impacta ahora incluso en Iberdrola, permanente defensora de la eliminación de las primas públicas a la energía termosolar y fotovoltaica, en la que Andalucía –y especialmente Sevilla– es referencia mundial. Sin embargo, el tortazo que sufrirá será a nivel nacional, dado que sus parques en la región son posteriores al año de referencia para ejecutar la criba, el de 2005, según confirmaron ayer fuentes de la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán. Aunque la nómina de sociedades que tienen molinos de viento está conformada por centenar y medio de firmas –cada parque o grupo de aerogeneradores suele tener su propia empresa inscrita–, lo cierto y verdad es que los principales conglomerados de energías verdes (Iberdrola, Acciona, Enel, Alstom, Gas Natural, E.On, etcétera) trabajan en la comunidad andaluza. Aprean habla de efecto «devastador» en toda la industria de energías limpias en Andalucía, con pérdidas «de más de 400 millones de euros en la región» en el conjunto de las fuentes alternativas. «Se trata de la regulación más perniciosa que jamás se haya dictado en un país desarrollado contra un sector económico y que llevará a continuar con la pérdida de inversiones y empleo ya iniciada por el Gobierno central con anteriores normativas y regulaciones», sentencia la asociación empresarial. En concreto, y a tenor de sus cálculos –la Consejería de Economía no ha hecho aún los suyos–, el borrador ministerial dejaría sin retribución pública (primas) al 37 por ciento de la actual potencia instalada, al discriminar aquélla que hubiera entrado en servicio antes de 2005. «Y esto aboca al sector a la deslocalización y venta de activos, así como a nuevos ajustes de plantillas». Esta vez –avisa– «la energía eólica es la tecnología más penalizada por la reforma». La dureza de la patronal es manifiesta: «El Gobierno vuelve a violar la seguridad jurídica, a actuar de forma injusta siempre contra la misma parte del sector eléctrico y a alejar la inversión y el crecimiento del territorio nacional y andaluz en particular», por lo que reclama cordura para paralizar las nuevas medidas propuestas de destrucción del sector energético renovable. ¿Dónde será más grave el impacto? Precisamente en las zonas pioneras en utilizar el viento para generar energía eléctrica: todo el Campo de Gibraltar y, especialmente, Tarifa. Allí tienen una amplia presencia compañías como Alstom, Acciona o Sociedad Eólica de Andalucía, así como operadores con una menor envergadura. Desde la Asociación Empresarial Eólica (AEE) de España sostienen que los parques que producen este tipo de energía perciben «tan sólo el 25 por ciento de las primas y suponen un 11,4 por ciento de los costes regulados del sistema». «Es además la primera fuente de electricidad de España, y ha cumplido escrupulosamente los objetivos del regulador». Y todo el sector clama contra la inseguridad jurídica al invertir.

  • 1