Economía

La patronal proclama la 'absoluta necesidad' de abaratar el despido

A pesar de que el presidente del Gobierno mostró el pasado domingo su más profundo rechazo al abaratamiento del despido, la patronal española insiste en que esta medida, recogida en su propuesta de contrato de crisis, es "absolutamente necesaria" para hacer frente a la coyuntura actual.

el 15 sep 2009 / 22:23 h.

A pesar de que el presidente del Gobierno mostró el pasado domingo su más profundo rechazo al abaratamiento del despido, la patronal española insiste en que esta medida, recogida en su propuesta de contrato de crisis, es "absolutamente necesaria" para hacer frente a la coyuntura actual.

La avanzadilla vino de la Confederación Madrileña de Empresarios (CEIM). La pasada semana, esta patronal propuso al Gobierno la necesidad de poner en marcha un tipo de contrato nuevo, que denominan de crisis, "con el objetivo de contener la destrucción de empleo". La polémica viene de que su plan recoge el abaratamiento del despido, algo que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo no estar dispuesto a admitir.

En este contexto, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, apoyó ayer la propuesta de la CEIM y afirmó que es "absolutamente necesaria" para paliar la destrucción de empleo. Díaz Ferrán dio así su apoyo a la recomendación de la patronal madrileña de aprobar un "contrato de crisis" bonificado, con una indemnización por despido de 20 días por año trabajado frente a los 45 actuales, y unas bonificaciones fiscales para poder afrontar la crisis. El documento recoge propuestas de ámbito fiscal, como el aplazamiento de impuestos, y una reforma profunda del mercado de trabajo que incluya un modelo de contrato de crisis frente al incremento mensual del desempleo.

Este nuevo contrato bonificado, según propone CEIM, contempla una indemnización por despido, cualquiera que sea su causa, similar a la establecida en la legislación actual para los referidos a causas económicas, es decir, 20 días por año trabajado.

A este respecto, Díaz Ferrán aseguró que es una medida con "sentido común" y "coherente con el contexto" de crisis y pérdida de empleo que atraviesa España.

Sobre las negociaciones en el Acuerdo de Negociación Colectiva, Díaz Ferrán aseguró que, aunque no iba a hacer declaraciones al respecto, "hay y habrá diálogo" y que los empresarios analizarán esta semana las propuestas presentadas por el Gobierno a este respecto.

Como era de esperar, los sindicatos se mostraron absolutamente en contra de la propuesta de la patronal. El secretario general de UGT, Cándido Méndez, rechazó ayer que se establezca el contrato de crisis, ya que considera que la propuesta es una "fórmula de despido" que busca reducir la indemnización económica y eliminar la tutela judicial efectiva. "No es un contrato contra la crisis, es un despido por la crisis", aseguró Méndez en declaraciones a la Cadena SER, en las que subrayó que se trata de una iniciativa "absolutamente rechazable". "Espero que no se ponga encima de la mesa", destacó, porque "generaría más despidos de los que hay".

Pensiones. Mientras, la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, dependiente del Ministerio de Economía, acordó ayer que los parados podrán recuperar su plan de pensiones sin penalización fiscal cuando dejen de percibir la prestación contributiva por desempleo, sin necesidad de hallarse un determinado periodo de tiempo sin trabajo.

Así, estableció que los desempleados ya no necesitarán encontrarse en el paro al menos 12 meses para cobrar las cantidades invertidas, como fijaba la normativa actual, si bien exigirá que el plan de pensiones recoja expresamente las nuevas posibilidades de rescate. Así, un parado que no tenga derecho a prestación podrá recuperar de forma inmediata los ahorros que tuviera invertidos.

  • 1