Local

La paz esté con vosotros

el 15 oct 2012 / 09:16 h.

TAGS:

Cuando el sacerdote oficia misa en un pasaje dice, "que la paz esté con todos vosotros" y los feligreses entonan al unísono "y con tu espíritu". Pues bien, esta semana gracias a los compromisos de nuestra selección con Bielorrusia y Francia para clasificarnos para el Mundial de Brasil, la Liga, que no ha cumplido ni un cuarto de su calendario, tiene descanso con un día más para el Sevilla que ha de jugar en lunes frente al Real Mallorca de Joaquín Caparrós. Tras este parón vendrá el frenesí porque hasta las vacaciones de Navidad en medio tendremos la Copa del Rey.

Parece que el Real Betis hace buena esa teoría de que cada vez que hay dimes y diretes y cualquier tipo de devaneo fuera del terreno de juego el equipo se hace fuerte y acalla los comentarios. La realidad es tan clara como el agua y el equipo de Mel si terminara la Liga en estos instantes estaría por su cuarta posición en la previa de Champions. La moraleja es clara: el fútbol es de los futbolistas, entrenador en este caso bien incluido, que pasan y hasta desconocen los roces de los despachos. Y hasta la renovación de Beñat no es siquiera novedosa por el simple hecho de que cada vez que un futbolista destaca sobremanera sucede algo similar. Y en el Betis bien que conocen a través de su historia este tipo de situaciones. En estos casos hay dos soluciones. A saber: si renueva lo disfrutarán los aficionados; si no lo hace, las arcas aplaudirán con entusiasmo la llegada de los millones. No hay otra.

De aquí al día 22 cuando vuelva a jugar el Sevilla seguirá abierto el debate de la derrota en Vigo. El cambio del sistema que tan buenos resultados le había venido dando a Míchel. El partido de Campaña en su primera aparición como titular en la temporada y los nervios que ante la afición despierta el rendimiento de Reyes. Las ausencias se van olvidando y queda este rescoldo al que lo mejor que hay para apagarlo es volver a competir y ganar. Las ilusiones se quebrantan mucho en fútbol. Los juicios, para lo bueno y lo malo, son casi siempre precipitados. Nadie nos puede alejar de esta auténtica realidad que vive el fútbol español en el día a día. Por ello, vuelvo a repetir, al Sevilla de Míchel sólo le vale ganar y si puede convencer a sus aficionados cuanto antes mejor. Miren, en fútbol se camina junto solo cuando la victoria es la compañera. Así que ayunos de fútbol de competición "que la paz sea con todos vosotros".

  • 1