Local

La pederastia, "un filón para desprestigiar a la Iglesia"

El obispo cordobés critica las noticias que abundan sobre los curas pedófilos que abusaron de menores y los llama "enemigos de la Iglesia".

el 07 may 2010 / 19:46 h.

TAGS:

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, hizo pública ayer una carta pastoral titulada Pederastas en la Iglesia, donde arremete contra los medios de comunicación que, según el prelado, en las últimas semanas se han cebado con el Vaticano y con la institución a la que representa al informar sobre los casos de abusos de menores por parte de curas y sacerdotes. "Los enemigos de la Iglesia han encontrado un filón de oro para desprestigiarla", dice el obispo, "y de manera calculada van ofreciéndonos cada día algunas gotas de este elixir que es placer de demonios".

El escándalo de los abusos sexuales a menores en escuelas religiosas, consumados y ocultados durante años por los curas que los llevaron a cabo en el seno de la Iglesia católica alemana, irlandesa o italiana, ha puesto al Vaticano contra las cuerdas en las últimas semanas. El Papa Benedicto XVI ordenó una investigación, pidió disculpas y condenó la pederastia en la Iglesia, aunque los casos siguieron aflorando en los medios.
En su carta pastoral, el obispo de Córdoba condena severamente los casos de abusos a menores de sacerdotes y religiosos. "Ante los hechos evidentes, lo primero es reconocer que algunos eclesiásticos han cometido tales delitos. (...) El encubrimiento no favorece a nadie". Pero el arranque de su homilía es una crítica a los medios, a los que acusa de usar estas informaciones para dañar la imagen de la Iglesia. "Son innmumerables los delitos de abuso de menores por parte de padres, profesores, deportistas, médicos, etc. Pero lo más noticiero es que algunos eclesiásticos también son delincuentes, y esa es la noticia. Lo demás no importa. Incluso se promueve desde una educación sexual cada vez más precoz en una sociedad erotizada", dice.

Además, Fernández defiende a Ratzinger contra los que le acusan de encubrir los abusos. "Si consiguiera probar la más mínima mancha, habrían dado en el blanco de sus pretensiones, porque atacado el Papa quedaría desprestigiada toda la Iglesia".

  • 1