Deportes

La pegada devuelve al Betis a la Champions

Jorge Molina y Rubén Castro resuelven un partido que Osasuna complicó mucho.

el 08 mar 2013 / 22:20 h.

Pabón y Cañas felicitan a Rubén Castro tras el 2-1.
-->

En una noche incómoda y sufrida, el Betis recurrió a su mayor virtud de siempre desde que Pepe Mel y, sobre todo, Rubén Castro y Jorge Molina llegaron a Heliópolis, es decir, la pegada, para resolver un partido que el agua y Osasuna complicaron sobremanera. El conjunto verdiblanco, de nuevo en los puestos de Champions si la UEFA mantiene su castigo al Málaga, zanjó su prioridad máxima, la permanencia, y se lanza a por Europa con la felicidad del que ha asegurado la viabilidad del club con tres meses de antelación, la ilusión del que no está obligado a alcanzar semejantes cotas y la tranquilidad del que sabe que necesita muy, muy poco para ganar partidos. Por ejemplo, una pareja de delanteros tan bien avenida y eficaz como la del canario y el alcoyano, que acumulan ya 22 goles. Casi nada.

El Betis entendió bien el partido que le dejó la borrasca. Con el círculo central inhábil para conducir la pelota más de un metro seguido, era más saludable practicar el voleón y que corran los delanteros que arriesgarse a perder el esférico en el campo propio. A esa tarea se entregaron los verdiblancos, prueba de madurez para ellos. Otrora trataban de respetar su filosofía de juego de combinación aun en condiciones demasiado hostiles y eran más los disgustos que las satisfacciones, pero esta vez no ocurrió así, al menos en el primer tiempo. Y si además Campbell está para que se lo lleve el Arsenal ya mismo, pues para qué complicarse la vida. El resultado, muchos balones en largo a las alas, preferentemente la del tico, y a aguardar un centro como el que mandó a otro hombre de moda, Jorge Molina, para que tuviese otra cita provechosa con las redes enemigas. Y ya van tres jornadas seguidas así.

El 1-0 serenó un choque algo agitado por la inestabilidad propia de un terreno encharcado por el chaparrón de media tarde. Antes del tanto, de hecho, el propio Molina había anticipado su posterior gol de cabeza en un centro de Nacho, aunque Andrés Fernández reaccionó muy bien, y Armenteros casi marca la diana de la jornada con un zurdazo tan espectacular como el correspondiente paradón de Adrián. Una vez con ventaja, el Betis se metió en su mitad de rectángulo y se defendió con comodidad ante un Osasuna mandón pero inofensivo, con mucha briega detrás, poca actividad del trío de mediapuntas y desconexión total de Kike Sola.

En la segunda parte, el choque sufrió una metamorfosis total. El Betis mantuvo su tesis defensiva, pero Osasuna ahondó en la suya ofensiva con convicción. La entrada de Álvaro Cejudo, un chaval criado en Los Bermejales, hizo mucho bien al equipo rojillo. El de Mel, sin embargo, empezó a sufrir con su propia táctica, la de los balones a la espalda de la defensa. Y aquí es obligatorio un inciso dedicado a Paulao, lento y torpe en varias acciones. No justificó su elección en perjuicio de Mario.

Después de un par de aproximaciones resueltas por Adrián, el fútbol demostró que a veces es justo y Osasuna halló la recompensa a su superioridad en uno de tantos voleones que recogió Cejudo para mandar un preciso centro a la diestra de Silva. Pero el fútbol, a veces, también es sorprendente. Con su medular ahogada por los charcos y los rivales a partes iguales, Mel relevó a Beñat y llamó a Pabón. Y el colombiano, en el primer balón que tocó, se inventó un fenomenal pase de 30 metros que dejó a Rubén Castro solito ante Andrés. A partir de ahí sobran las palabras. El canario hizo lo que tantas veces ha hecho desde que viste de verdiblanco y el balón superó al portero para enfilar el camino de la red. El camino de Europa. 

-->-->

REAL BETIS: Adrián; Ángel, Amaya, Paulao, Nacho; Campbell (Nono, m. 63), Beñat (Pabón, m. 78; Fausto, m. 86), Cañas, Juan Carlos; Rubén Castro y Jorge Molina.

ATLÉTICO OSASUNA: Andrés Fernández; Marc Bertrán, Arribas, Miguel Flaño, Damiá; Lolo, Oier (Cejudo, m. 46); Armenteros, Silva, De las Cuevas (Nino, m. 82); y Sola (Masoud, m. 46).

Goles: 1-0, m. 18: Jorge Molina cabecea un centro de Campbell. 1-1, m. 73: Silva remata un pase de Cejudo. 2-1, m. 79: Rubén Castro resuelve una gran asistencia de Pabón.

Árbitro: Hernández Hernández (C. Canario). Expulsó con roja directa al osasunista Silva (m. 90). Amonestó a los béticos Nacho (28’), Juan Carlos (56’), Beñat (68’), Paulao (72’) y Nono (75) y a los visitantes Oier (25’), Damiá (41’), Armenteros (52’) y Arribas (83’).

Incidencias: partido de la 27ª jornada de Liga jugado en el estadio Benito Villamarín. Césped muy encharcado, sobre todo en la zona central.

  • 1