Local

La pérdida de vuelos obliga a San Pablo a un 'aterrizaje forzoso'

Frente a la euforia de 2011, con récords de pasajeros, el aeropuerto sevillano registró 671.000 pasajeros menos en 2012, la caída más brusca desde la Expo del 92

el 10 ene 2013 / 23:17 h.

TAGS:

Imagen de pasajeros en el interior del aeropuerto de San Pablo a la espera de coger sus respectivos vuelos.

El aeropuerto de San Pablo aterriza de su sueño dorado de 2011, en el que alcanzó su techo histórico rozando los cinco millones de viajeros, y se topa de bruces con la realidad de un año 2012, cuando pierde 671.871 viajeros, es decir, prácticamente lo que ganó un año atrás. La crisis llega de golpe al aeródromo sevillano, que a pesar del descenso, registró su cuarto mejor año de sus más de 21 años de historia . Incluso es levemente mejor que el de hace dos años, en el que se alcanzó los 4,2 millones. En concreto, fueron 62.770 más.

Los datos provisionales aportados por Aena indican que pasaron por San Pablo 4.287.488 viajeros, un 13,5% menos que el ejercicio anterior, lo que supone la caída más brusca sufrida desde el año 1993, un año después de la celeberación de la Exposición Universal. Bien es cierto que el aeropuerto sevillano tampoco ha sido de perder usuarios, ya que siempre ha mantenido una subida constante de viajeros salvo aquel año y los dos primeros años de la actual crisis (2008 y 2009).

El desplome también es severo si se compara con la media nacional, que es del 5%. Y peor si se entra en analizar los grandes aeropuertos del país. De los que en el último año rebasaron la barrera del millón de viajeros, el aeropuerto de San Pablo fue el que sufrió la caída más acuciada. Esos malos resultados le alejan del aeropuerto de Manises (Valencia) -que hace un año se había erigido en su rival para situarse en el top ten de aeródromos españoles- e incluso fue superado por Fuerteventura, pese a haber perdido un 11% de sus pasajeros.

Con todo, el problema está en la oferta de vuelos que tiene San Pablo, que cae a su nivel más bajo desde 2004. Así, se realizaron un total de 48.501 operaciones en el pasado año 2012, lo que supone una bajada casi calcada a la que sufrió en número de viajeros (13,4%) y tres puntos por encima de la media nacional. Igual caída, aunque más moderada (6,9%) se detectó en el tráfico de mercancias: pasó de 5,1 a 4,7 toneladas transportadas en un año.

Los resultados son incluso peores de los que calculaba el sector turístico sevillano a finales del pasado año, cuando ya constataron que el aeródromo sevillano había sido "el talón de Aquiles" de un sector que tampoco es que haya tenido un buen año. En su diagnóstico, señalaron que el problema radicaba en la dependencia que existe con las aerolíneas de bajo coste, que acaparan los vuelos y que "hacen horrores con las rutas". Ese vínculo se cifra en que un 71% de la afluencia se concentra en los dos gigantes de las low cost: Ryanair y Vueling, que copan el primer y segundo puesto en pasajeros, con 1,8 y 1,2 millones en 2012, respectivamente.

La otra rémora que arrastra el aeródromo sevillano es la escasez de conexiones directas con el resto de Europa. El tráfico que soporta San Pablo es eminentemente nacional: de los diez principales destinos, sólo tres son internacionales (París, Bérgamo y Lóndres). La ruta más utilizada en 2012 fue el aeropuerto de El Prat de Barcelona (978.573) y el de Barajas en Madrid (351.147). Ante esa perspectiva, el Consorcio de Turismo se propuso en diciembre habilitar las vías para que el aeropuerto consiguiera enlaces directos con las ciudades con más de un millón de habitantes de Europa como Berlín, Munich o Roma. Así, confían en las nuevas líneas ya confirmadas a Ginebra (Suiza), que operará a partir de febrero a través de Easyjet; o la conexión con la ciudad francesa de Lyon, que vendrá de la mano de Transavia en el próximo mes de abril. En esa terna de opciones abiertas para para 2013 también figuran destinos como Estambul (Turquía) o Casablanca (Marruecos) o la posibilidad de una nueva conexión con Londres, que tambén se comentó en la cita de diciembre.

Con esas intenciones, se quiere remontar las malas cifras dadas en el aeropuerto sevillano y que fueron a más con el paso de los meses. San Pablo perdió viajeros en todos los meses del año y en agosto, por primera vez desde el año 2006, no llegó a superar los 400.000 viajeros cuando un año atrás (2011) rozó el medio millón. Sin embargo, si el primer trimestre fue desalentador -con un descenso del 10%-, lo peor se ha quedado para el final.

El mes de noviembre la caída fue del 18,2%, mientras que el pasado diciembre sólo se alcanzaron los 273.829 pasajeros, es decir un 17,2% menos. Y todo ello, a pesar de los esfuerzos denodados por las autoridades, principalmente por el Consistorio de Sevilla, para hacer atractiva la capital durante las fiestas navideñas y así aumentar el número de turistas en una época, la de invierno, que se sitúa en plena temporada baja.

  • 1