lunes, 25 marzo 2019
09:04
, última actualización
Cultura

La pintura es una fiesta en San Clemente

el 27 nov 2009 / 22:11 h.

La galería Rafael Ortiz celebra su 25º aniversario con una exposición colectiva.

"La relación que me une a Rafael y Rosalía la resumo en dos aspectos: en primer lugar, el sentimiento de afecto y amistad que me une a ellos y a sus hijos, favorecido por nuestros encuentros dada nuestra vecindad; y en segundo lugar, mi vinculación artística con la galería. Aquí no sólo he encontrado siempre una acogida grata, sino un auténtico apoyo".

La que firma estas palabras es la celebérrima artista sevillana Carmen Laffón, pero lo podría haber hecho cualquiera de la treintena que se dio cita ayer en el monasterio de San Clemente para celebrar los 25 años de la galería Rafael Ortiz, referente en el arte contemporáneo español de las últimas tres décadas. Esta relación de amistad, de viaje conjunto -"con Rafael siento que trabajo con él, no para él", decía ayer José Miguel Pereñíguez- fue la sensación más repetida por los artistas que convirtieron ayer la sala de exposiciones de San Clemente en una verdadera fiesta del arte contemporáneo.

Luis Gordillo, Guillermo Pérez Villalta, Teresa Duclós, Patricio Cabrera, José María Báez, Juan Suárez, Gerardo Delgado, Ignacio Tovar, Rafael Agredano, Jesús Palomino, Antoni Socías, José Duarte, Juan Cuenca y Juan Serrano (los miembros del Equipo 57), Abraham Lacalle, Miki Leal, Juan del Junco, José Miguel Pereñíguez, Manolo Bautista, Dorothea Von Elbe y la comisaria, la respetada María Corral, fueron sólo algunos de los nombres de la división de honor de las artes plásticas en España que poblaron ayer los antiguos claustros sevillanos.

No hay muchos galeristas en este país que tengan este poder de convocatoria, pero Ortiz, con un trabajo, no sólo dilatado en el tiempo, sino riguroso, ilusionado e ilusionante para sus artistas, tenaz, resistente y punta de lanza de los artistas que después han despuntado en el panorama nacional e internacional, no merecía otra cosa. "Un galerista puede dar a conocer a un artista o se lo puede cargar. En este sentido, el trabajo de Rafael Ortiz ha sido modélico", aseguraba ayer María Corral.Los artistas presentes estaban representados a través de sus obras en la gran muestra -magníficamente montada- que quedó ayer inaugurada en este espacio expositivo para celebrar las bodas de plata de la galería.

Se trata de una selección personal de casi el 80% de la colección familiar de Rafael y su esposa Rosalía y que dan la idea del "proyecto fascinante" que emprendió el matrimonio hace 25 años en la calle Mármoles, en pleno corazón de la ciudad. "La exposición responde a unas vivencias, pero también a un intelecto", insistía la comisaria, para quien Rafael Ortiz y Rosalía Benítez han desarrollado en todo este tiempo "una labor absolutamente heroica en una ciudad como Sevilla".La muestra, titulada Aprendiendo a mirar. 25 años de la galería Rafael Ortiz y patrocinada por Unicaja y la Fundación José Manuel Lara, estará abierta hasta el 16 de enero en la sede del Centro de las Artes de Sevilla (Torneo, 18).

  • 1