Cultura

La pintura sevillana del XIX vuelve a imponerse en la subasta de Cajasol

Como viene sucediendo desde las últimas subastas, la escuela sevillana de pintura del XIX marca de manera definitiva la colección de 424 lotes que la empresa Arte, Información y Gestión sacará a pujas el 23 de abril en Sevilla. La obra estrella, un Sánchez Perrier. Foto: Javier Díaz.

el 15 sep 2009 / 03:12 h.

Como viene sucediendo desde las últimas subastas, la escuela sevillana de pintura del XIX marca de manera definitiva la colección de 424 lotes que la empresa Arte, Información y Gestión sacará a pujas el próximo 23 de abril en Sevilla. La obra estrella, en la misma línea, un Sánchez Perrier que sube a la palestra en 54.000 euros.

El montante total de piezas están desde ayer expuestas en el Centro Cultural de Cajasol, valorados en 1.432.765 euros (de ellos, 180 lotes de joyas y relojes valorados en 594.000 euros -según precio de salida-; tres de manuscritos, en 5.520 euros; y 241 lotes de pintura, en 833.245 euros). El presidente de Cajasol, Antonio Pulido, que estuvo ayer presente en la inauguración de la exposición, junto con la directora de Arte, Información y Gestión, Carmen Aranguren, dijo esperar que la subasta "tenga el mismo éxito de las celebradas en años anteriores" y descartó que la actual crisis económica vaya a afectar al volumen de negocio que la casa de subastas maneja desde hace unos años. Más bien, señaló "el arte, en estos momentos de estrategia económica, sirve como refugio para inversores".

Así, según recordó Aranguren, en la última subasta que la empresa celebró en noviembre de 2007, se sacaron a la venta 403 lotes, valorados en 1,6 millones y fueron adquiridos 221 por un total de 780.000 euros. "La oferta de este año es parecida, con lo que esperamos obtener unos resultados similares", añadió.

Respecto al contenido de la próxima subasta, la directora de la misma señaló que en el apartado de pintura religiosa destaca el lienzo del pintor cordobés Antonio del Castillo, San Pelayo, obra del XVII que es una derivación del Martirio de San Pelayo, que se conserva en la Catedral de Córdoba, y que sale en 24.000 euros. Del siglo XVIII, sale una Inmaculada pintada por Mariano Salvador Maella, en 18.000 euros, y ya del XIX, destacan los lienzos de José María Romero, Francisco de Paula Escribano o la copia romántica de las Santas Justa y Rufina de Murillo, firmada por José Roldán.

No obstante, el siglo XIX sigue siendo el gran protagonista de la subasta, con cuadros como el firmado por Manuel López de Ayala, una obra belle-époque de gran formato, con salida en 9.500 euros, o el Retrato de niño, de Emilio Sala, que parte de 10.000 euros; bodegones con flores de Murillos Bracho o las palomas de Sánchez Ramos; marinas, como las del malagueño Verdugo Landi o la de Fernández Alvarado; o asuntos taurinos, con obras de Marín Ramos, Obiols Delgado y Miralles Darmanin.

Además, también se incluyen piezas de autores de la Escuela de Alcalá. Entre ellas, dos obras de José Pinelo, tres de García Rodríguez y la "más destacada" de los pintores de esta escuela, aunque se trata de un lienzo de tema orientalista, es Moros en la playa de Tánger, de Emilio Sánchez Perrier, que parte en 54.000 euros.

Lotes especiales. Sin embargo, el principal atractivo de esta subasta son los denominados Lotes especiales, un conjunto de piezas que salen a subasta por orden de la Caja, ya que son garantías de préstamos y créditos pignoraticios que han vencido. Entre ellos destaca una serie de manuscritos históricos de Felipe II, Lope de Vega y Antonio Machado Álvarez.

  • 1