Deportes

La pizarra: En función de la necesidad

Con su habitual fisonomía y una retaguardia inédita. El Sevilla prolongó su idilio con el éxito en el Heliodoro Rodríguez gracias al equilibrio de su pizarra y a la calidad de su zona ofensiva.

el 21 nov 2009 / 22:13 h.

Jiménez recurrió a su clásico 4-4-2 y concedió la labor organizativa a Renato y Zokora, un doble pivote que secó a la creación insular y canalizó el peligro blanquirrojo sobre el césped.

Luis Fabiano y Kanouté, asediados por un marcaje zonal, contribuyeron a monopolizar la cuota de calidad del plantel hispalense. En la primera mitad, el técnico insular, José Luis Oltra, ordenó a Nino penetrar por la parcela que gestionaba Marc Valiente, sobresaliente pese a su debut.

El '9' canario fue incapaz de batir al de Granollers pese a las ayudas de Juanlu, una pesadilla para Fernando Navarro, y Román, versátil y sin una tarea definida por su movilidad táctica.

Con Konko más anárquico, Squillaci, Fernando Navarro y el propio Marc Valiente fijaron las marcas desde el inicio y redujeron los espacios libres para Nino.

En la segunda mitad, con un concluyente 0-2 en el electrónico y una elaboración plácida, Jiménez decidió reprogramar su plan y desplegó un 4-4-1-1, con Renato en la mediapunta y Negredo en la zona de definición. Su objetivo era apuntalar el mediocampo, una función que el Sevilla cumplió con suficiencia hasta el último minuto.

  • 1