Deportes

La pizarra: Fatigado... y anárquico

Con un sistema inusual en Primera, un 4-1-3-1-1, el Almería de Juanma Lillo secó a las piezas más creativas de un Sevilla que repitió los errores de sus anteriores compromisos.  

el 23 ene 2010 / 22:48 h.

Stankevicius debutó en Liga en el lateral diestro

Romaric, rápido en la elección del pase y parsimonioso en la ejecución, no fue capaz de asumir la brújula de un encuentro condicionado por el estado del césped. Adriano regresó al flanco zurdo, donde convivió con relativa suficiencia con Corona, y Stankevicius arraigó su figura en el diestro. El resultado, una solidez notable en las bandas.

Con el incansable Bernardello entre líneas y Goitom en la zona de referencia, el cuadro del Poniente trató de reprogramar su plan tras el 1-0. Corona, que ejerció de accidental mediapunta, multiplicó la cuota de protagonismo de los zagueros blanquirrojos, firmes y expeditivos y dirigidos por un Dragutinovic cuya capacidad de liderazgo crece a la velocidad de la luz.

Jiménez atribuyó el papel dominante en la punta de lanza a Negredo, que, pese a su gol, fue incapaz de liberar los espacios necesarios para crear superioridad numérica con las incorporaciones de Renato.

En la recta final, y fruto del cansancio, el cuadro del Pizjuán reculó, careció de orden posicional -esencialmente ofensivo- y apenas hilvanó acciones de mérito en las inmediaciones del arco de Diego Alves.

  • 1