Deportes

La pizarra: Un lógico déficit de energía

Las rotaciones, ejercidas de forma sobresaliente por Manolo Jiménez, fueron el principal aval del Dépor para lograr el triunfo.

el 17 oct 2009 / 21:02 h.

Miguel Ángel Lotina engrasó su maquinaria de forma precisa y asfixió a los elegantes mediocentros del Sevilla, secados por el trivote gallego.  Las escasas desaplicaciones defensivas del cuadro blanquirrojo, originadas por el intermitente desconcierto entre los zagueros, fueron un filón para los locales.

En la primera mitad, Jiménez empleó un 4-4-2. El proceso febril de Konko condicionó la apuesta del arahalense, que debió reprogramar su pizarra y recurrir a Sergio Sánchez, lateral diestro, para escoltar a Escudé en la zaga.

Sin embargo, el principal obstáculo fue la incapacidad para elaborar. Zokora, anulado, apenas conectó con Renato, apagado en las transiciones. Ante la presión zonal del Deportivo, con Iván Pérez y Juan Rodríguez sobresalientes en la línea de resistencia, el Sevilla propuso triangulaciones rápidas y directas.

Navas y Perotti focalizaron el peligro en los flancos, aunque Kanouté y Negredo, con un atípico marcaje al hombre, apenas resolvieron.

En la segunda mitad, y con momentánea derrota, el once hispalense entregó la brújula a Lolo, que no fue capaz de asociarse con Koné, improvisado ‘9', con balones aéreos.

  • 1