miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

La plácida vejez truncada

Las denuncias de malos tratos a ancianos registradas por el Gobierno andaluz suben un 23% hasta sumar 1.269 agresiones el año pasado.

el 02 jun 2010 / 20:18 h.

TAGS:

La Junta deriva las denuncias más graves de maltrato a ancianos a la Fiscalía.

Le llaman la edad dorada porque debe ser una etapa plácida, de merecido descanso tras años de trabajo y de tranquilidad rodeado, a ser posible, por familiares y amigos. Pero no siempre es así y las llamadas que recibe el teléfono gratuito de atención a las personas mayores de la Junta demuestran una triste realidad. Una de cada cuatro llamadas denuncian presuntos malos tratos -físicos, psicológicos o por negligencia y abandono- a personas mayores.

La consejera de Igualdad, Micaela Navarro, hizo ayer en el Parlamento balance de este servicio gratuito que el año pasado recibió 5.322 llamadas, aunque más de 4.000 sólo fueron consultas de información. Sin embargo, las denuncias de supuestos malos tratos aumentaron un 23% hasta alcanzar las 1.269 (238 más que en 2008), aunque la consejera vinculó este ascenso a un mayor conocimiento y uso del servicio. De éstas, 627 denunciaban situaciones de negligencia o abandono de un mayor en su domicilio, 433 malos tratos físicos o psicológicos y 142 falta de atención o maltrato en instituciones privadas.

Como ocurre en otro tipo de violencia doméstica, como la de género o la que se ejerce contra los más pequeños, no siempre la denuncia sale de la víctima o su entorno inmediato, entre otras cosas, porque el maltratador suele estar en ese entorno. Y no son pocas las que llegan de testigos anónimos a los que finalmente les pudo más la conciencia social que el viejo dicho que durante años mantuvo oculta la violencia de género de que lo que pasa de puertas para dentro deben son asuntos privados.Más de las llamadas recibidas por el teléfono del mayor fueron anónimas y sólo un 14% las realizaron los propios afectados. El resto se reparte entre familiares de la víctima (18%) y personas que no guardan ningún parentesco con éstas (17%).El maltrato en la tercera edad también tiene rostro de mujer, concretamente el de una viuda de alrededor de 75 años, que padece alguna enfermedad crónica o demencia senil, que depende de su cuidador y que pasa la última etapa de su vida aislada socialmente.

El perfil del maltratador en estos casos es el de un familiar que depende económicamente de la víctima. De hecho, Navarro aseguró que detrás de muchos casos hay un móvil monetario. También es frecuente que el agresor tenga antecedentes de violencia doméstica o sufra algún tipo de drogodependencia. Y la mayoría de las agresiones o conductas de abandono se concentran en los meses de julio, agosto y septiembre.La Consejería de Igualdad investiga todas las denuncias que llegan al teléfono del mayor, bien a través de los servicios sociales comunitarios si los hechos referidos ocurren en el domicilio, o mediante la inspección de servicios sociales, en el caso en que se produzcan en un centro. Los casos de malos tratos graves son trasladados a la Fiscalía para que abra diligencias y, en su caso, inicie un proceso judicial.

La Junta puso en marcha este teléfono gratuito, que funciona ininterrumpidamente todos los días del año, en 1999 y desde entonces ha atendido 15.352 llamadas de las que 4.163 han sido denuncias por presuntos malos tratos, cifra que representa el 27,3% del total. El año pasado, la mayoría de las denuncias procedieron de Sevilla (475).

  • 1