Local

La plantilla de Isla Mágica prepara protestas en la inauguración del parque acuático

Tras no llegar a un acuerdo en el Sercla por el bloqueo del convenio colectivo, el comité de empresa propondrá hoy movilizaciones que someterá a la votación de la asamblea el jueves

el 15 jun 2014 / 23:57 h.

TAGS:

ZOIDO VISITA OBRA ISLA MAGICAEl primer gran estreno del grupo francés Looping Group en la gestión de Isla Mágica, con la apertura del parque temático AguaMágica –la playa de Sevilla, como reza su eslogan publicitario– puede verse enmarañado por un conflicto laboral, también el primero en apenas un año con los nuevos propietarios. El bloqueo en la negociación del nuevo convenio colectivo terminó el viernes sin acuerdo en el Servicio Extrajudicial de Conflictos Laborales (Sercla) y el comité de empresa celebra esta tarde una reunión extraordinaria para proponer movilizaciones durante la inauguración oficial del parque acuático del 3 de julio (la apertura al público será el viernes 27 de junio y también prevén repartir pasquines a los visistantes para informar de su situación). El jueves o el viernes elevarán estas propuestas a la asamblea para que la plantilla vote. Las partes salieron del Sercla contrariadas –especialmente la empresa– pese a que, en principio, el principal escollo no parece insalvable: se trata de lo que Looping Group llama «flexibilidad» en la jornada laboral de los trabajadores fijos discontinuos (la gran mayoría) para poder disponer de hasta cuatro días al mes en los que poder decirles a éstos que no acudan a trabajar si no hay público suficiente. El comité de empresa ve excesivo ese margen dado el recorte que ya sufrieron estos empleados en su calendario laboral cuando se negociaron las condiciones que puso el grupo para comprar el accionariado de La Caixa. Según la presidenta del comité, Ana Pérez Luna, estarían dispuestos a aceptar hasta tres días al mes como máximo. «No quieren adquirir el compromiso de concretar la jornada laboral en el parque acuático, quieren disponer con total libertad de los trabajadores y nosotros pedimos que haya una mejor distribución de las horas para la plantilla y más estabilidad para los que llevan más tiempo», defendió Pérez Luna, quien reconoció que a la salida del Sercla, la empresa mostró su enfado por el bloqueo de las negociaciones e incluso amenazó con quitar ayudas sociales y subir el precio del comedor a los empleados. Pérez Luna quiso dejar claro que la plantilla hizo ya un gran esfuerzo para que Looping Group adquiriera el parque y que sus condiciones son de por sí precarias pues trabajan medio año. También criticó que el comité lleva nueve meses tratando de negociar el convenio y dice no entender que se cierre en banda en un asunto como el de las jornadas de libre disposición. «Quieren que en octubre, noviembre, abril y mayo puedan decirle a los trabajadores cuatro días que no vayan sobre la marcha cuando algunos de esos meses como en noviembre apenas abre el parque esos cuatro días». Según la información facilitada por la empresa a los representantes de los trabajadores, en los primeros meses de esta temporada tanto el número de visistantes como los ingresos han estado «por encima de sus previsiones». Unas previsiones que confían en superar con el parque acuático cuyas obras no estarán completas del todo cuando abra al faltar la tematización.

  • 1