sábado, 17 noviembre 2018
01:04
, última actualización

La plantilla de la Mancomunidad del Bajo Guadalquivir retoma la huelga por temor a su disolución

La plantilla convoca encierros en los ayuntamientos, mientras los alcaldes asumen que hay escollos para continuar con el ente supramunicipal.

el 17 feb 2012 / 21:43 h.

El miedo a la disolución de la Mancomunidad del Bajo Guadal- quivir empuja a su plantilla a retomar la huelga indefinida e iniciar los encierros en los ayuntamientos. Los trabajadores se pusieron ayer en pie de guerra tras notificarles que la mayoría de los alcaldes de los 11 municipios de Sevilla y Cádiz que conforman el ente supramunicipal abogan por su desaparición. Así lo indicaron fuentes cercanas a la negociación, que se reunieron en comisión de gobierno el jueves para analizar el futuro de la Mancomunidad.

La decisión final se aplazó una semana, cuando se reúnan de nuevo los alcaldes con los informes preceptivos sobre la mesa. En caso de adoptar la disolución, esta no sería automática, ya que se tendría que someter a votación en el pleno de la Mancomunidad del Bajo Guadalquivir y, después, ser aprobada en cada uno de los 11 municipios integrantes. Además, cuenta con el hándicap de que la deuda que arrastra el ente, que nadie cifra pero que sólo en nóminas asciende a 2,5 millones de euros, la tendrían que soportar los ayuntamientos salientes.

Ante este panorama, los 540 trabajadores de la Mancomunidad del Bajo Guadalquivir retomaron ayer la huelga indefinida y a partir de la próxima semana protagonizarán encierros en los ayuntamientos en protesta por la "falta de soluciones" ante el impago salarial, que ya va por cinco meses de retraso. Su protesta, que se frenó hace dos semanas como voto de confianza a la nueva presidenta y alcaldesa de Lebrija, María José Fernández (PSOE), se reanuda después de conocer que los ayuntamientos "quieren liquidar la institución". De hecho, la plantilla ya no piensa en salvar el ente supramunicipal sino buscar una "solución coherente y razonable" que pasa, a su juicio, "por que subroguen a los trabajadores". "Pero hay alcaldes que no nos quieren subrogar, a pesar de ser la salida más rentable para todos, para trabajadores y para los ayuntamientos", explicaron fuentes sindicales a Europa Press. "Hay posturas desiguales entre los alcaldes, que no se terminan de aclarar", han agregado las fuentes sindicales, que indicaron que los ayuntamientos de la mancomunidad "deben cinco millones en pagos a la Seguridad Social, por lo que les pueden embargar las cuentas a algunos ayuntamientos", de forma que consideran que "hay 3.000 puestos de trabajo en peligro, no solo los de la Mancomunidad, sino los de los trabajadores municipales".

El próximo lunes está prevista la celebración del consejo de administración de la sociedad instrumental Gesalquivir, cuyos trabajadores también están afectados por los impagos. "Nos están tratando como animales abandonados, peor incluso", se lamentan estos trabajadores, quienes consideran que la subrogación "es la solución menos mala".

Los 11 municipios que conforman la Mancomunidad, en la que ejercen su tarea un total de 540 trabajadores, se reparten entre las provincias de Sevilla y Cádiz. Así, en Sevilla cuenta con siete municipios -concretamente Utrera, Los Palacios y Villafranca, El Coronil, Los Molares, Las Cabezas de San Juan, El Cuervo y Lebrija-, mientras que en Cádiz hay cuatro; en concreto Trebujena, Sanlúcar de Barrameda, Chipiona y Rota.

  • 1