Local

La Plataforma por Santa Catalina pide actuar "más allá de los gestos"

Este templo gótico-mudéjar cumple este miércoles 3.000 días desde su cierre ante su estado de conservación.

el 20 ago 2012 / 15:52 h.

TAGS:

La plataforma ciudadana creada a través de la red social Facebook  con el objetivo de instar a la restauración de la Iglesia de Santa  Catalina de Sevilla, que cuenta ya con más 1.500 adhesiones, ha  reclamado que se pase "a la acción, más allá de las palabras y los  gestos" y se realicen las obras, "al menos las de urgencia", de este  templo gótico-mudéjar que cumple este miércoles 3.000 días de su  cierre y cuenta con en un deteriorado estado al contar con los  pilares desviados, entre otros.

Uno de los impulsores de la plataforma José Javier Comas ha  indicado a Europa Press que la rehabilitación de este templo, que  cumple en septiembre 100 años de su designación como Monumento  Nacional, se ha quedado "en anuncios, pero no se ve movimiento" que  lleve a pensar que "realmente" se van a llevar a cabo las obras  "desgraciadamente". "Entre mayo y junio dio la impresión de que se  avanzaba un poco, para acallar a la opinión pública en ese momento,  pero nada más", agrega.

Así, cabe recordar que el día 5 de junio, dos días después de que  Santa Catalina cumpliera ocho años cerrada, el alcalde de Sevilla,  Juan Ignacio Zoido (PP), y el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo,  mantuvieron una reunión en la que anunciaron que la Iglesia,  propietaria del inmueble, aportaría 800.000 euros, que se sumarían al  millón de euros del gobierno municipal. El proyecto entregado en  diciembre de 2010 en el Arzobispado de Sevilla contempla la  restauración general -cimentación, estructura, revestimientos,  carpintería y acondicionamientos, entre otros- por tres millones de  euros, pero existe una fase de urgencia, que comprendería las  actuaciones en la cimentación y consolidación y que rondaría el  millón de euros.

"El templo está cada vez peor, sigue hundiéndose y esperando,  mientras que el Ayuntamiento y el Arzobispado echan directamente la  pelota en el tejado de la Junta", agrega, tras indicar que, "sería  bueno que la Junta colaborase, pero si actualmente ya se cuenta con  dinero suficiente para realizar la fase de urgencia, valorada en un  millón de euros, *por qué no se acomete antes de que se derrumbe?".

Comas indica que desde la Delegación Provincial de Cultura en  Sevilla se ha mostrado "interés, pero nada más", aunque deja claro  que "quien debe dar los primeros pasos es el Arzobispado, que se  mantiene en silencio y parece carecer de interés al no necesitar el  templo para los cultos y no mueve ficha para reunirse con la  Administración regional".

Según la información facilitada en su momento por el doctor  arquitecto responsable del proyecto de rehabilitación de la iglesia,  Francisco Granero, a Europa Press, el templo se encuentra el  "delicado estado" por lo que ve de urgencia realizar una actuación,  valorada en un millón de euros, sobre la cimentación general y, en  particular, de los pilares centrales que se han movido algunos  centímetros, por asientos diferenciales respecto el resto de la  estructura, además de en la "desviación respecto a la vertical" de  entre 40 y 60 centímetros en la parte superior del sistema de  apuntalamiento de dichos pilares, seguramente ocurrido ya a  principios del siglo XX.

En 2011 se sustituyó el apuntalamiento por un sistema de cimbras  que permite ver la restauración del artesonado, algo que "deja ver  que los cuatro pilares fundamentales del templo se han hundido unos  centímetros ante las condiciones inadecuadas del terreno". "Existen  diferencias en la cimentación que son urgentes que se corrijan",  subraya.

Las instalaciones aúnan restos mudéjar con un estructuras del  siglo XIV y capillas del XV, XVI y XVII, además de la Sacramental que  cuenta con "lo mejor" del barroco de Sevilla del XVIII y con  intervenciones de principios del XX con el traslado de la portada de  Santa Lucía.

En este contexto, el día 3 de junio esta plataforma ciudadana  colocó una pancarta a las puertas de este Monumento Nacional en la  que reivindicó actuar ante los ocho años de "abandono, desprecio, de  inmoralidad cultural y de atentado a la historia de esta ciudad", que  han sido "robados a la historia". Con anterioridad, se había  convocado también el día 18 de mayo una acción de protesta ante la  puerta principal del templo, instando a vecinos y ciudadanos a  convertirla en un "muro de las lamentaciones", donde los ciudadanos  pudieron dejar constancia de su "queja o lamento" ante el estado del  templo tras ocho años de abandono, mediante un papel donde quede un  "texto, queja, oración o dibujo" para que quede pegado en sus muros  "a modo de lágrima o triste lamento de un atentado cultural que puede  convertirse, si no se remedia, en irreversible".

  • 1