domingo, 16 diciembre 2018
17:54
, última actualización
Local

La Plaza de España y la Torre del Oro, sin solicitud ante la Unesco

Más de un año después de anunciarlo, el consistorio aún no ha pedido que estos monumentos sean Patrimonio Mundial.

el 12 ene 2015 / 12:00 h.

TAGS:

Torre del Oro. / EFE Torre del Oro. / EFE El 17 de septiembre de 2013, el Ayuntamiento de Sevilla anunciaba que iba a elevar a las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco), una candidatura para que la Plaza de España y la Torre del Oro, dos de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, fueran declarados Patrimonio de la Humanidad, al igual que la Catedral, el Archivo de Indias y los Reales Alcázares, que desde 1987 gozan de esta distinción. El consistorio, de hecho, manifestó que ya había acordado este extremo con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, dado que son los estados los interlocutores directos ante la Unesco. Sin embargo, un año y cuatro meses después de que la noticia copara los titulares de la prensa local, la Subdirección General de Protección de Patrimonio, el área del ministerio responsable de proponer estos expedientes al organismo internacional, no ha recibido petición ni documento alguno al respecto. Aquel anuncio se encuadraba en el Encuentro Internacional de Arquitectura Contemporánea en Ciudades Históricas, que se organizaba con el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos por sus siglas en inglés) y la propia Unesco. La celebración de la cita era uno de los compromisos que el alcalde había asumido en 2012 cuando acudió ante el organismo internacional a defender que la torre Pelli no hiciera que la ciudad entrara en la lista negra de la Unesco. Fue el regidor, Juan Ignacio Zoido, quien destacó entonces que tanto la Torre del Oro, cuya construcción se remonta al periodo almohade, como la Plaza de España, icono de la Exposición Iberoamericana de 1929, cumplían los criterios necesarios para ingresar en la lista del Patrimonio Mundial. El concejal de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, explicó entonces que se trataba de una decisión muy «meditada» y que, por ello, habían resuelto celebrar aquel encuentro en la propia sede de la Capitanía General de la Fuerza Terrestre, ubicada en uno de los pabellones de la plaza, para acercar el monumento a los expertos de la Unesco. Además, el delegado aseveró que contaba con el respaldo del ministerio. En cuanto a los plazos, apuntó que se trataba de un procedimiento sobre el que pesan unos trámites «largos», si bien manifestó que el Ayuntamiento había comunicado ya a ministerio su deseo de que la candidatura oficial llegase cuanto antes a la Unesco. Desde el consistorio, fuentes municipales explican a El Correo que todavía se está trabajando en ello, elaborando y enviando informes, y precisaron que se trata de un trámite burocrático extenso. Sin embargo, en el departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno central no tienen noticias al respecto. «Las solicitudes de candidatura tienen un proceso largo y complejo antes de poder ser remitidas a la Unesco. En primer lugar, toda solicitud de candidatura debe ser remitida al ministerio a través de la correspondiente Comunidad Autónoma, en este caso, la Junta de Andalucía», explicaron a este periódico desde Cultura. «Las candidaturas deben ser incluidas previamente en la denominada Lista Indicativa de Patrimonio Mundial, siempre a instancias de la Comunidad Autónoma y previa aprobación del Consejo de Patrimonio Histórico. La selección de una candidatura definitiva se realiza posteriormente a partir de los bienes incluidos en la Lista Indicativa, y también a instancias de la comunidad y aprobación por parte del Consejo de Patrimonio Histórico», apuntaron las fuentes, que añadieron: «En todo caso, y por lo que respecta a este caso concreto de Sevilla, en la Subdirección General de Protección de Patrimonio no se ha recibido ninguna solicitud formal por parte de la Junta de Andalucía para esta propuesta». Según esta respuesta, es la Consejería de Cultura andaluza la responsable de tramitar la petición que le realice el propio Ayuntamiento. No obstante, en el departamento autonómico que dirige Luciano Alonso no han dado ningún paso en este sentido, ya que aseguran que desde la ciudad de Sevilla no les ha llegado solicitud alguna. Según fuentes de la consejería, lo que debe hacer el gobierno local no es una petición, sino «presentar un proyecto acorde con los requisitos que impone la Unesco». En todo caso, puntualizan, allí no ha llegado ni una cosa ni la otra. Así las cosas, a cuatro meses de que termine el mandato municipal, parece complicado que el Ayuntamiento pueda dejar iniciado este trámite antes de que lleguen las elecciones. a.  

  • 1