Local

La Plaza España ya tiene paseo

La avenida Isabel la Católica vuelve a ser peatonal como en 1929.

el 16 jun 2010 / 18:49 h.

TAGS:

El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, y el delegado de Urbanismo, Manuel Rey, ayer en el paseo de Isabel la Católica.

Albero recién puesto –ni dio tiempo a compactarlo–, flores regadas, bancos limpios... La Plaza de España estrenó ayer su nueva entrada, peatonalizada. El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, fue el encargado de la inauguración de la nueva avenida Isabel la Católica, por fin, sin atascos, ruidos ni humos. Un “cambio radical” para recuperar la estampa de la Exposición Iberoamericana de 1929.

Los obreros, las vallas y la maquinaria seguían copando ayer el monumento, pero la avenida que la separaba del parque de María Luisa lucía ya de largo, y no por la llegada de Tom Cruise y Cameron Diaz. Su cancela se abrió a los turistas para mostrar un nuevo bulevar con setos y rosales trepadores dispuestos a los pies de los plataneros, un adoquinado similar al del proyecto de Aníbal González, bancos de cerámica como los del estanque de los cisnes del parque y farolas de fundición originales.

Para asistir a la gran inauguración habrá que esperar hasta octubre. Entonces, si se cumplen los planes del alcalde, la Plaza de España estará totalmente restaurada, con sus barcas en la ría, sus farolas de cerámica y sus bancos provinciales, también por fin, arreglados.

El reto es que el monumento vuelva a ser una estrella, como lo fue durante la Exposición de 1929. Porque aunque no fuera el escenario de los juegos deportivos de aquella Expo, sí fue el cuartel general del ejército británico en El Cairo (Lawrence de Arabia) y el planeta Naboo (la Guerra de las Galaxias) en la gran pantalla. Tras cumplir 80 años, era renovarse o morir.

Según el alcalde, se ha tardado tanto en restaurarla porque se puso en manos de las escuelas taller (hasta diez han intervenido en el monumento), si bien la descoordinación entre las administraciones también tuvo mucho que ver. Sánchez Monteseirín, una atracción más para los turistas que llegaban ayer a la plaza, añadió durante el acto que su Gobierno nunca destruyó nada antiguo para hacerlo nuevo, puesto que siempre se apostó por algo nuevo “en zonas deterioradas o destruidas”, como la Encarnación y la Alameda. Por eso destacó la recuperación del patrimonio del 29. “Me siento muy orgulloso de este gran proyecto”, recalcó tras afirmar que “se superaron las expectativas” con la peatonalización de la avenida Isabel la Católica.

Por ahora, los visitantes pueden ver una exposición con 20 paneles instalada a lo largo del nuevo paseo (que costó 2,9 millones) con la que se pretende dar a conocer con más detalle las obras en la Plaza de España.

El remate de este proyecto, con un coste total de más de nueve millones, será la colocación del monumento en memoria del arquitecto Aníbal González (Sevilla, 1876-1929), que no pudo terminar las torres y vivió sus últimos años de vida inmerso en una gran polémica. De hecho, dimitió tres años antes de su inauguración. Se cuestionaron los 90 metros de altura de sus dos atalayas.

  • 1