Local

La población del litoral creció más del doble que en el interior de Andalucía

El 40% de los habitantes de la comunidad se agolpan en la costa mientras su superficie equivale al 10% del total

el 05 ene 2013 / 19:20 h.

TAGS:

El Banana Beach es uno de los símbolos del ladrillo irregular en la costa.

La costa andaluza lleva años soportando un fuerte incremento demográfico y, sobre todo, urbanístico, que solo ha empezado a frenarse con la crisis. En los 62 municipios del litoral viven ya unos 3.000.000 de personas, es decir, estas localidades acaparan el 40% de la población de toda Andalucía mientras que su superficie equivale al 10%. La población de la costa creció en la última década a un ritmo superior al doble que en el interior de la comunidad. Todo ello ha provocado una estampa de ladrillo junto al mar que el Gobierno andaluz quiere limitar con el polémico Plan del Corredor del Litoral de Andalucía, que empezará a formularse este mes.


La norma cuenta con el rechazo frontal del PP, que gobierna en la mayoría de los municipios de la costa. Los populares han hecho un frente común contra este plan -que deberán negociar con la Junta en una comisión- proque aseguran que actuará como dique de contención del crecimiento económico. La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente -con competencias en urbanismo- pretende poner coto al "urbanismo durmiente" en el litoral y ordenar las grandes bolsas de suelo urbanizable de la costa. El departamento que dirige Luis Planas niega el argumento del PP y sostiene que el litoral andaluz cuenta con 30 millones de metros cuadrados para levantar 40.000 viviendas -la mitad en Málaga-. Esas casas no se verán afectadas por la norma de la Junta, que quiere actuar sobre el suelo urbanizable costero que no tenga un ordenamiento urbanístico en vigor o proyectos ya en marcha. Ahí, de momento, no se podrá construir.


La consejería tiene claro que no se pueden repetir los "errores del pasado" y se apoya en datos que reflejan la enorme presión urbanística que soporta el litoral andaluz. Entre 1998 y 2009, en los primeros 500 metros de playa el suelo alterado -es decir, aquel que ha perdido su función natural y productiva agraria- ha aumentado un 14,7% en general y un 67% solo en la provincia de Málaga. Este crecimiento brutal tiene mucho que ver con el incremento de población en la costa. Desde 2001 a 2011, la población en los municipios playeros creció en más de medio millón de habitantes con un ritmo que solo empieza a desacelerarse con la crisis. En esta década la población aumentó en el litoral un 22,4% mientras que en el interior de Andalucía lo hizo un 10,5%, casi la mitad.

EXTRANJEROS // A este censo hay que sumarle la población inmigrante no censada, es decir, los llamados residentes climáticos, españoles y extranjeros que pasan buena parte del año en la playa y en verano la abandonan porque se masifica, o los residentes vacacionales, que se mudan con el buen tiempo a la costa. Aunque no existe una estadística fiable de las viviendas vacacionales, las estimaciones del Ministerio de Fomento señalan que en 2008 -año en que empezó la crisis- en el litoral andaluz había 1.024.052 casas, lo que suponía un incremento del 29% respecto a 2001. En Málaga, la provincia con más metros de costa construidos, ese aumento fue espectacular: del 48%.

Además, el litoral andaluz copa el 68% de todas las plazas hoteleras (193.036) de la comunidad.Todo ese proceso de expansión inmobiliaria ha desencadenado construcciones sobredimensionadas en los suelos de la costa, que muchas veces han esquilmado recursos naturales y que, otras tantas, no contaban con las infraestructuras (agua, luz, residuos) adecuadas y necesarias para los servicios básicos de una urbanización. De esta preocupación parte el decreto-ley que el Parlamento aprobó -con la oposición del PP- a mitad de diciembre.

La consejería quiere forzar a los municipios del litoral a adaptarse al Plan de Ordenación del Terrirorio de Andalucía (POTA), una norma que limita los crecimientos urbanos al 40% del territorio o el 30% de la población. Solo el 11% de los ayuntamientos costeros han puesto sus planeamientos al día. El resto tendrá que responder ante el nuevo decreto-ley. Y es que la mayoría de los municipios andaluces sigue teniendo planes en vigor inspirados por el exceso de cemento de los años 80 o 90, donde se prevén crecimientos de hasta el 200%. A partir de ahora, como medida cautelar, en los suelos no ordenados urbanísticamente no se podrá construir. Los consistorios tendrán, a partir de ahí, dos años para adaptarse al POTA y si en ocho años no lo han conseguido, directamente se aplicarán los límites de crecimiento fijados en la ley andaluza.

  • 1