Local

La población inmigrante crece

Después de que en 2007 se detectase por primera vez un descenso del número de inmigrantes registrados en Sevilla, el primero de la década. 2008 se ha cerrado con una nueva subida del 19%. 4.800 personas que compensaron los 4.100 residentes de origen español que salieron de la ciudad.

el 16 sep 2009 / 00:03 h.

TAGS:

J. Alonso / C. Rengel

Después de que en 2007 se detectase por primera vez un descenso del número de inmigrantes registrados en Sevilla, el primero de la década. 2008 se ha cerrado con una nueva subida del 19%. 4.800 personas que compensaron los 4.100 residentes de origen español que salieron de la ciudad.

El último informe del Instituto Nacional de Estadística sobre la población en Sevilla reveló un aumento de la población que, pese a eso, seguía por debajo de la barrera de los 700.000 habitantes. Concretamente se llegó a 699.759. Esa cifra comprende el mayor número de inmigrantes empadronados en la ciudad registrado hasta el momento. La población extranjera ha aumentado en un 19% hasta llegar a las 29.954 personas. Esta subida ha coincidido con un nuevo descenso de la población de nacionalidad española. Hasta 4.100 personas dejaron la ciudad entre 2007 y 2008.

El resultado es el índice de inmigrantes en relación con la población total más alto que se ha producido en Sevilla, un 4,28%. Esta proporción ha subida pero sigue sensiblemente por debajo de las principales capitales españolas. Este dato se complementa con los últimos informes del Ministerio de Trabajo: sólo 14 extranjeros se han acogido en Sevilla al plan de retorno voluntario impulsado por el Gobierno central para las personas en desempleo; y los expedientes de reagrupaciones familiares han aumentado un 15%.

Las asociaciones de inmigrantes y el propio Ayuntamiento han atruibuido este escaso índice de población inmigrante a dos fenómenos: la falta de puestos de trabajo en la hostelería y el sector servicios y el desajuste existente entre la población extranjera real y la registrada en el padrón municipal. El primero de estos factores se ha acentuado en los últimos meses debido a la crisis económica.

El segundo llevó a la Delegación de Innovación, que dirige Juan Antonio Martínez Troncoso, a activar hace más de un año un plan de sensibilización y concienciación de la importancia de figurar en los registros. Se amplió así el ya existente servicio de empadronamiento a domicilio -a demanda de los ciudadanos- y se iniciaron estudios para detectar dónde estaba la población inmigrante no contabilizada.

Ahora, el Gobierno local plantea dar un nuevo paso. Innovación está manteniendo reuniones con los distintos colectivos de inmigrantes y con la Delegación de Participación Ciudadana para habilitar un servicio de empadronamiento por las tardes en los distritos. En ellas estarían presentes representantes de las ONG para que aclaren todas las dudas sobre el padrón.

"Sigue habiendo mucha falta de información y miedo a inscribirse en el registro, sobre todo de aquellas personas que no tienen documentos. Además, como el horario para inscribirse se limita a las mañanas, son muchos los que no pueden acudir ya que están en plena jornada de trabajo", explica Ana Luis Córdoba Jou, representante de la Asociación de Bolivianos de Andalucía, una entidad que promueve una campaña para abrir un consulado de este país en la ciudad.

El Consistorio trata de reducir estos dos problemas que provocan un desajuste entre la población real de Sevilla y la que registrada. La repercusión es importante. Se reducen los ingresos de las arcas municipales, que dependen en buena medida de unas transferencias del Estado proporcionales a los habitantes, y se corre el riesgo de tener que reducir la Corporación. Por debajo de los 700.000 habitantes, se pierden dos ediles. Al Consistorio le quedan sólo unos meses. 2009 y 2010 serán determinantes.

  • 1