Local

La población se consolida por encima de 700.000 habitantes

El INE notifica al Consistorio un leve repunte hasta los 704.198 residentes

el 21 dic 2010 / 19:21 h.

El Instituto Nacional de Estadística calcula que la población de Sevilla ha subido en casi un millar de habitantes.

La población de Sevilla se ha consolidado ya por encima de la barrera de los 700.000 habitantes. Tras el desplome registrado entre los años 2007 y 2008, el número de habitantes de la capital ha vuelto a experimentar un leve repunte hasta situarse en 704.198 personas, un dato similar a los registrados entre 2004 y 2006. Ésta es la previsión remitida este mes por el Instituto Nacional de Estadística a la Delegación municipal de Innovación, y que se hará oficial a finales de año. Este balance será, además, el que se tendrá en cuenta en el proceso electoral de 2011, lo que permitirá al Ayuntamiento mantener una Corporación de 33 concejales.

Desde que la población cayó por debajo de los 700.000 habitantes en los datos del INE publicados en 2007, el Ayuntamiento inició una campaña de empadronamiento dirigida tanto a la población inmigrante como a la residente en la ciudad. Se pusieron en marcha entonces planes de sensibilización para los extranjeros en todos los distritos, coordinados desde el área de Innovación, que dirige Juan Antonio Martínez Troncoso, y se reajustaron las tarifas de Emasesa para fomentar que los ciudadanos se registraran en sus domicilios.

El objetivo era rebasar los 700.000 habitantes antes de la finalización del mandato. Se consiguió antes de lo previsto. 2009 ya se inició con 703.206 residentes domiciliados. Y en 2010 se ha logrado mantener la tendencia.

"No se trata sólo del empadronamiento. Hay ciudadanos que vuelven del área metropolitana y parejas que se están instalando en la ciudad", explica Troncoso. Los datos reflejan que se mantiene la tendencia: durante 2009 nacieron en la ciudad 7.984 personas, y fallecieron 5.894. El crecimiento natural de la población fue, por tanto, positivo y la tasa de natalidad se situó en 11,33, por debajo de la media de la provincia.

 La inmigración, como ha ocurrido durante los últimos ejercicios, vuelve a tener un papel secundario en el balance demográfico dado el reducido peso que tiene en Sevilla en relación con otras capitales.

El efecto de esta consolidación de las cifras de población de Sevilla es más que simbólico. Por debajo de los 700.000 habitantes, la ciudad puede experimentar una merma en las transferencias del Estado, que computan entre otros factores la población, y al mismo tiempo pasaría a un siguiente escalón de las grandes capitales. Por encima de los 700.000 habitantes, la ciudad tiene derecho a una Corporación de 33 ediles. Por debajo de este límite, se reducen a 31, como le ocurre a Zaragoza, con 674.000 habitantes, según el último censo, aunque con un crecimiento que amenaza con relegar a Sevilla al cuarto puesto en tamaño. Es este censo, el que se publica en diciembre de 2010 y que se basa en los datos del 1 de enero de este año, el que se tiene en cuenta para las elecciones de 2011.

"Hemos cumplido el objetivo", apunta el responsable del área de Innovación quien, pese a esto, subraya que los cálculos del Ayuntamiento siguen por encima de las estimaciones que acepta el Instituto Nacional de Estadística. Según los datos facilitados por Troncoso, hay alrededor de 2.000 expedientes reclamados de personas, principalmente de nacionalidad extranjera, que el organismo estatal no acepta y que el Consistorio considera debidamente acreditados. Si el INE los acepta, el Ayuntamiento lograría el registro más alto desde 2003.

Fue en diciembre de ese año cuando la ciudad alcanzó su registro más alto de población. Se rozaron entonces los 710.000 habitantes, un dato que culminaba una fase de crecimiento continuado. A partir de ese momento, llegó el desplome. Primero, la población se estancó en torno a los 704.000 habitantes, una cifra que se mantuvo los años 2004, 2005 y 2006; después, a partir de 2007, se produjo la caída definitiva coincidiendo con un cambio normativo en la renovación de los empadronamientos de inmigrantes. A partir de 2009 se ha retomado el crecimiento.

El peso del nuevo votante inmigrante en 2011

Los ciudadanos de ocho países extracomunitarios tendrán derecho al voto en las elecciones municipales de 2011. Para ello, deberán haber cumplido cinco años con permisos legales de residencia en España, ser mayores de edad, y haberlo solicitado en un procedimiento que tiene como plazo final el próximo día 15 de enero. A partir de entonces, se aclarará cuántas de las casi 11.000 personas de las ocho nacionalidades con derecho a voto que residen en Sevilla podrán realmente ejercerlo.

Según los datos de 2009, en la ciudad residen 3.355 ciudadanos nacidos en Bolivia; 2,564 de Colombia; 1.644 de Perú; 2.712 de Ecuador; 1059 de Paraguay; y 233 de Chile. Junto a ellos, podrán acudir a las urnas los ciudadanos de Noruega y Nueva Zelanda que cumplan todos los requisitos. A estas nacionalidades, que representan en torno a una tercera parte de los 34.749 extranjeros no comunitarios empadronados en la ciudad, hay que añadir los 7.600 ciudadanos de la Unión Europa, un 25% más de los que residían en Sevilla en los comicios de 2007. 

  • 1